9 de diciembre de 2009 03:06 AM
Imprimir

Minagri y FAO potenciarán producción de alimentos con denominación de origen en Chile

El proyecto busca facilitar el reconocimiento y protección de productos tradicionales locales. FAO está desarrollando la iniciativa en otros 5 países de América Latina. La Ministra de Agricultura Marigen Hornkohl y la Representante de la FAO en Chile, Margarita Flores, firmaron un acuerdo de cooperación técnica que busca fortalecer las capacidades de las instituciones y organizaciones nacionales para identificar, desarrollar y potenciar producción de alimentos que se puedan certificar con denominación de origen.

Al respecto, la Ministra Hornkohl destacó que esta iniciativa fortalecerá las posibilidades de Chile para promover productos tradicionales de calidad. ?Este tipo de acciones contribuirán al desarrollo rural, la conservación de nuestra diversidad productiva y al rescate de la cultura alimentaria del país?, afirmó.La iniciativa en Chile, que se inserta en un proyecto regional en el que también participan Argentina, Brasil, Costa Rica, Ecuador y Perú, permitirá a los productores aumentar su valor mediante la oferta de alimentos tradicionales de calidad.Margarita Flores señaló que ?poder diferenciar la calidad de los productos y alimentos agrícolas, es una oportunidad para encontrar otros nichos de mercado y para responder a las nuevas demandas de los consumidores?. Una de las formas de diferenciación se apoya en las características asociadas con el origen de los productos (recursos naturales, genéticos, conocimientos locales y tradiciones), que le dan una reputación y un reconocimiento en los mercados, los que pueden ser valorizados y protegidos mediante la indicación geográfica o denominación de origen.En los casos estudiados en América Latina, se han logrado identificar productos que permiten sustentar la identificación geográfica como una herramienta para el desarrollo sostenible y la seguridad alimentaria.También se observaron impactos a nivel económico, tales como la creación de nuevos mercados con mayor poder de negociación y con mejores precios. Además, se observan beneficios ambientales, gracias a la preservación y valorización de especies y variedades locales, que no existen salvo en determinados territorios.Se espera al término del proyecto FAO, haber fortalecido la capacidad del personal de los organismos participantes de los distintos países, para la realización de programas y proyectos sobre la calidad relacionada con el origen y la implementación de indicaciones geográficas reconocidas a nivel nacional y/o internacional.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *