2 de mayo de 2011 00:52 AM
Imprimir

Trigo Descripción y manejo de enfermedades

PARAGUAY : Las condiciones climáticas presentes durante el ciclo del cultivo de trigo (alta humedad y temperatura), en nuestro país, son una de las causas principales que predisponen la presencia de patógenos causante de enfermedades que afectan al crecimiento y desarrollo de las raíces, tallos, hojas y espigas, de este cultivo, con efectos directos e indirectos en el rendimiento.

El efecto negativo de las enfermedades sobre los rendimientos es más intenso cuando más temprano comienza el desarrollo de los síntomas en las plantas, por lo que la importancia de las pérdidas guarda relación no solo con la magnitud de la epidemia sino también con las etapas de crecimiento/desarrollo en la que alcanzan su mayor nivel de desarrollo.

Las enfermedades varían con respecto a los órganos que afectan, a la difusión que alcanzan, a su frecuencia de aparición a través de los años y a los efectos que ocasionan sobre los rendimientos. En la Tabla 1 se presenta un cuadro con las estimaciones de reducción de rendimiento de acuerdo a las enfermedades.

manejo de enfermedades. El suceso en el manejo de las enfermedades depende del uso integrado de las diversas medidas que la investigación pone a disposición siendo estas:

■ Rotación de cultivos.
■ Variedades resistentes o tolerantes y siembras escalonadas.
■ Fertilización adecuada.
■ Uso de semillas sanas.
■ Tratamiento de semillas con fitosanitarios.
■ Eliminación de plantas voluntarias y hospederos secundarios
■ Tratamiento de órganos aéreos con fungicidas.

Principales enfermedades que se presentan en nuestro país

Mal del pie (Gaeumannomyces graminis var. Tritici). Es considerada una enfermedad esporádica, manifestándose en áreas de monocultivo de trigo y que presentan pH de suelo próximo al neutro. La situación se agrava en años lluviosos y cuando la temperatura de suelo se encuentra en la franja 12-20 ºC. El hongo sobrevive en tejidos de raíces de trigo infectado y en gramíneas nativas. Además del trigo son igualmente susceptible la cebada, el centeno y el triticale.

El síntoma más común es el aparecimiento de áreas aisladas con plantas muertas luego del espigamiento. Las plantas atacadas presentan espigas de coloración blanca. Las raíces quedan desprendidas por no tener resistencia al ser extraídas del suelo. La coloración negra predomina en todos los tejidos atacados y entre el primer y segundo nudo la coloración negra es brillante. La principal medida de control del mal del pie es la rotación de cultivos con especies de invierno no susceptible como avena, canola, nabo forrajero, vicia, etc.

Pudrición común de las raíces (Bipolaris sorokiniana y Fusarium graminearum). Bipolaris sorokiniana es el principal hongo asociado a esta enfermedad. Bipolaris sorokiniana
Las semillas infectadas y los conidios en el suelo son las principales fuentes de inóculo. Los síntomas más comunes consisten en decoloración de tejidos radiculares, que se tornan pardos principalmente el entrenudo sub-coronal, en contraste con el mal del pie, que causa pudrición negra de las raíces. Las principales medidas de control de esta enfermedad es el tratamiento de semillas con fungicidas y la rotación de cultivos.

Oidio (Blumeria graminis f. sp. Tritici). En algunos años es la primera enfermedad que ataca las hojas del trigo. Blumeria graminis f. sp. Tritici
El hongo ataca las áreas verdes, presentándose estructuras vegetativas y reproductivas de coloración blanca y de aspecto pulverulento. En ataques severos se puede dar la muerte de las hojas jóvenes.

El hongo sobrevive en plantas de trigo voluntarias. Los conidios del hongo no requieren de mojado foliar para germinar, la temperatura ideal de desarrollo se sitúa entre 15-22 ºC.

Las principales medidas de control son la resistencia genética, tratamiento de semillas y foliar con fungicidas.

Roya de la Hoja (Puccinia recondita). Es considerada la enfermedad más común en el trigo. Los daños dependen del estadio de desarrollo de la enfermedad, de la susceptibilidad del material, de la virulencia de la raza fisiológica y de las condiciones ambientales. Puccinia recondita
Los síntomas se manifiestan en todos los órganos verdes en forma de pequeñas urédias arredondeadas de coloración amarillo-anaranjada dispuestas en la fase superior de las hojas de preferencia. En el interior de las pústulas son producidas las esporas denominadas uredosporas.

El hongo sobrevive parasitando plantas de trigo voluntarias. Para la infección se requiere de temperaturas medias de 16-18 ºC y 4 a 6 horas de mojado foliar continuo.

Las principales medidas de control son la resistencia genética y la pulverización con fungicidas en la parte aérea.

Mancha Amarilla (Drechslera tritici-repentis). La mancha amarilla es la mancha foliar más frecuente en trigo bajo monocultivo en siembra directa. Drechslera tritici-repentis
Los síntomas se presentan como pequeñas manchas cloróticas en las hojas, las cuales se expanden en forma de lesiones elípticas, circundadas por un halo amarillo con la región central necrosada de color pardo.

El hongo sobrevive en semillas y restos culturales. La temperatura óptima para el desarrollo de la enfermedad va de 18 a 28 ºC. requiriendo para la infección treinta horas de mojado. Las medidas de control recomendadas son: tratamiento de semillas con fungicidas, rotación de cultivos, eliminación de plantas voluntarias y pulverización de los órganos aéreos.

Giberela (Gibberella zeae). Es una enfermedad de infección floral caracterizada por su presencia esporádica, siendo más frecuente en aquellas regiones donde ocurren periodos prolongados de lluvias (encima de 48 horas) y temperaturas medias superiores a 20 ºC después del inicio de la floración. Gibberella zeae
Los síntomas se caracterizan por la infección de espiguillas, que con la evolución de la colonización del hongo se presentan despigmentadas de coloración blanquecina. Los granos se pueden desenvolver presentando un aspecto arrugado de coloración rosada por causa de la presencia del micelio del hongo. Las medidas de control del hongo son: cultivares tolerantes, escalonamiento en la siembra y pulverización aérea sobre las espigas en la etapa de floración.

Pyricularia (Magnaporthe grisea). Es una enfermedad cuyos principales síntomas se evidencian en las espigas que se tornan blancas principalmente en la mitad superior. Sobre el raquis se observa una coloración blanca en el punto de penetración. Magnaporthe grisea
Las fuentes de inóculo más importantes son los hospederos secundarios y los restos de cultivos de plantas cultivadas susceptibles. El hongo también puede sobrevivir en semillas infectadas. La pyricularia es una enfermedad de difícil control siendo una estrategia muy importante, evitar las siembras en periodos donde la floración vaya a coincidir con épocas de altas temperaturas y lluvias. Otra herramienta importante también representa el uso de cultivares tolerantes, semillas sanadas y tratadas con fungicidas, así como también la pulverización con fungicidas al inicio de la espigazon y luego en la floración.Campo Agropecuario

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *