2 de mayo de 2011 13:32 PM
Imprimir

Anemia infecciosa equina

PARAGUAY : Es muy importante conocer sobre esta enfermedad pues se trata de una infección que afectará al animal enfermo toda su vida.

La anemia infecciosa equina (AIE) es una enfermedad viral extremadamente contagiosa y muchas veces fatal trasmitida por insectos chupadores de sangre, que ataca a los caballos, las mulas, y los asnos.Es muy importante conocer de esta enfermedad pues se trata de una infección que afectará al animal enfermo por toda su vida, con una capacidad de transmisión considerablemente alta.

La anemia implica una disminución considerable en la cantidad de los glóbulos rojos (eritrocitos) y/o en la hemoglobina, lo que conlleva a una disminución del oxigeno que llega a los músculos y a los órganos y causa un deterioro rápido y general del cuerpo. Cuando se dice infecciosa se está haciendo referencia a que esta enfermedad es adquirida por causa de un agente patógeno ajeno al organismo que ingresa al cuerpo y desata la enfermedad (en este caso se trata de un virus).

De igual manera, implica que un animal enfermo puede transmitir esta enfermedad a uno sano si se cumplen los vectores apropiados para que el patógeno ingrese al organismo sano.

¿Qué provoca la enfermedad?

Es provocada por un virus que se encuentra en la sangre y los tejidos de animales infectados, incluso en los que no manifiestan síntomas durante toda la vida del animal.

Síntomas

Los animales infectados pueden experimentar una alza repentina de temperatura, de 100 °F, que es normal, a 105 °F o más alta. Los ataques de fiebre pueden ser esporádicos o continuos. Los animales infectados pueden también sudar profusamente, padecer de respiración acelerada, y depresión. Pueden bajar de peso, aún si mantienen su apetito normal. Los ojos se les tornan de un color rojizo y un poco acuosos. Los animales infectados orinan frecuentemente, y si el caso es grave, sufren de diarrea.

Las patas y la parte inferior del cuerpo se les hinchan. El animal débil se tambalea al caminar; a veces se le paralizan las patas posteriores. A medida que la enfermedad progresa, el animal infectado desarrolla anemia. Sus membranas mucosas se vuelven pálidas o amarillentas, su pulso es débil, y los latidos de su corazón son irregulares. No todos los animales infectados con AIE muestran signos clínicos. A veces los animales visiblemente afectados muestran sólo algunos síntomas. Algunos animales con el virus en la sangre nunca muestran ningún síntoma, sin embargo en algunos animales los síntomas son variados, depende del estado de la enfermedad. Evolución crónica en la mayoría de los casos, con accesos agudos en los que se constata fiebre-abatimiento, anemia-edemas enflaquecimiento-debilidad del tren posterior, inapetencia, respiración acelerada, conjuntivitis.

•    Síntomas agudos: Fiebre, más de 40°C
•    Hinchazón de partes bajas del abdomen
•    Sangrado de encías
•    Pérdida de apetito
•    Mucosas pálidas
•    Puede morir en 2 a 3 semanas o pasar al estado de portador y morir en el 30% de los casos.

¿Es peligrosa la AIE?

La anemia infecciosa equina es un lentivirus, es decir, un virus con un periodo de incubación muy largo. Este virus pertenece a la familia Retroviridae y su genoma se basa en ARN. Es frecuente encontrar que se compara al virus de la anemia infecciosa equina con el del VIH en humanos, no solo porque el VIH también es un lentivirus, sino además porque ambos son transmisibles por sangre y secreciones corporales (como el semen, por ejemplo).

La AIE cuenta con la capacidad de convertirse en una epizootia (una enfermedad contagiosa que ataca a un gran número de animales al mismo tiempo en un área definida, pero evidenciando una propagación muy rápida) debido a que su principal modo de transmisión es por medio de insectos vectores. Se le dice “insectos vectores” a los artrópodos que se alimentan de sangre y que pueden llevar la enfermedad y transmitirla de un animal enfermo a un animal sano. Una vez que el virus infecta a un animal se da la aparición de tres tipos de anticuerpos detectables por serología: los anticuerpos precipitantes, los anticuerpos fijadores del complemento y los anticuerpos neutralizantes.

El virus de la anemia infecciosa equina se fija a los eritrocitos, pero no los ataca ni los destruye directamente. Es la acción de los anticuerpos que combaten el virus lo que destruye a los eritrocitos contaminados por el virus. Este proceso es independiente de la edad, la raza del caballo o el sexo del animal, por lo que representa un riesgo y una amenaza seria para cualquier equino. Adicionalmente, la enfermedad hace que la producción de nuevos glóbulos rojos sea insuficiente, con lo que se consolida la anemia.

¿Cómo se transmite la enfermedad?

•    A través de la picadura de insectos chupadores de sangre (mbutú, mosca de los cuernos)
•    Por la picadura de un mosquito (Anopheles psorophora)
•    Contacto directo entre animales enfermos y sanos (virus en todas las secreciones y excreciones corporales)
•    De la madre al hijo a través de placenta y de la leche
•    Agujas de uso múltiple, instrumentales, etc.
•    Transfusiones y sueros equinos
•    A través de alimentos contaminados.

Prevención

•    Control de animales que entran y salen del hato.
•    Control periódico con el test de Coggins (aproximadamente 2 veces en el año).
•    Si se detectan casos positivos, realizar un chequeo total de los animales, repitiendo la prueba 30 dias después.
•    Los animales positivos deben ser separados del resto de los animales y en lo posible sacrificados.
•    Mantenga limpios los establos y alrededores en todo momento.
•    Combatir la presencia de los insectos transmisores.
•    Adquirir animales con certificado negativo a la enfermedad.

¿Tiene tratamiento?

El tratamiento sintomático puede recuperar al animal, pero será portador toda la vida.
No tiene cura.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *