5 de mayo de 2011 09:43 AM
Imprimir

Después de los cruces, se reunió la Mesa de Enlace

Los cuatro principales dirigentes de la Mesa de Enlace volvieron a reunirse el martes por la noche y, tras limar muchas asperezas, prometieron volver al trabajo conjunto. En la recta final de la carrera hacia las elecciones presidenciales, Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria, buscó despejar las dudas de quienes lo ubicaban cada vez más cerca del kirchnerismo. Por esos coqueteos, incluso, recibió críticas desde el interior de su entidad.

El encuentro con Mario Llambías (CRA), Carlos Garetto (Coninagro) y Hugo Luis Biolcati (Sociedad Rural) fue solicitado por el propio Buzzi.

Los ánimos entre los ruralistas habían quedado muy caldeados luego de que el titular de Federación Agraria, el pasado 24 de marzo, marcara fuertes diferencias entre su organización y el resto de las entidades durante la última dictadura militar. Desde entonces los ruralistas no se volvieron a juntar y los rumores de fractura sonaron intensamente.

Según una fuente que participó de la reunión del martes, Buzzi pidió disculpas a sus pares por la dureza de aquellas declaraciones. Y también restó importancia a los encuentros que tanto él como otros dirigentes de su entidad mantuvieron en los últimos meses con el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, y otros funcionarios.

Explicó que se intentaba buscar solucionar problemas puntuales de ciertas producciones.

El regreso de Buzzi fue bien recibido por el resto de los dirigentes, que prometieron fortalecer la Mesa de Enlace.

Frente a la campaña electoral, entienden que la mejor manera de seducir a los candidatos a presidente es mostrarse unidos. Buzzi, además, había sido muy criticado por sus propios socios en algunas asambleas, como una realizada quince días atrás en Pehuajó.

Respecto del Gobierno, los ruralistas coincidieron en que – más allá de algún eje discursivo novedoso respecto del sector- n o ha habido un cambio en la actitud , que sigue obcecado en dividir a la Mesa y renuente a negociar la agenda de temas que proponen los productores. Por cierto, en la reunión (duró más de tres horas) consideraron que el ministro Domínguez “ya no es un interlocutor válido”, pues aparece más ocupado en su futuro electoral que en los problemas sectoriales.

Los intentos de mostrar una Mesa de Enlace sólida serán frecuentes en los próximos días. La semana próxima, volverán a posar juntos en la exposición Mercoláctea, en Córdoba.

Y para el 17 de mayo proyectaron una nueva reunión para intentar acordar una serie de proyectos en los que podrían ponerse de acuerdo más allá de sus históricas diferencias.

Una muestra de esta voluntad conciliadora sucedió el mismo martes en la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, poblada de agrodiputados. Allí se logró aprobar un dictamen para enviar al recinto un proyecto de ley que propicia la eliminación de los ROE (permisos de exportación), la principal arma con que cuenta el Gobierno para intervenir en los mercados de productos agropecuarios. Dos diputados del riñón de Federación Agraria, Ulises “Chito” Forte y Pablo Orsolini, se encolumnaron con el resto de la oposición, a pesar de que mantenían diferencias con la iniciativa.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *