5 de mayo de 2011 18:53 PM
Imprimir

Se rompe un tabú: en el campo santiagueño se consume carne de caballo y de burro

SANTIAGO DEL ESTERO : Las autoridades advierten que su faenamiento para consumo interno no está permitido en la provincia, pero no desconocen que en el interior esta práctica es habitual.

Los fuertes incrementos que sufrió la carne vacuna en los últimos tiempos, hizo que en muchos lugares de interior provincial la gente busque alternativas para su alimentación, al punto de consumir con asiduidad carne de caballo o de burro, rompiendo de esta manera con el tabú existente en la comunidad y que tiene una fuerte raigambre cultural.
Pese a esta realidad, las autoridades de Sanidad Animal y de Agricultura y Ganadería de la provincia, aseguraron ayer a EL LIBERAL que el faenamiento de estos animales no está permitido en Santiago del Estero, “ya que ningún frigorífico está habilitado para tal fin”.
Asimismo, indicaron que no desconocen que en algunos lugares del interior provincial “se hizo común carnear y consumir carne equina, a nivel familiar, aunque no hay denuncias formales sobre su expendio en lugares masivos”.
Históricamente, la falta de consumo de este tipo de carne en el país está condicionado por una cuestión cultural, ya que existen en todo el territorio establecimientos que se dedican a la cría de caballos y burros que son enviados a frigoríficos establecidos en las provincias de Córdoba o Buenos Aires, desde donde se exporta hacia países en los que se consume habitualmente.
Lo paradójico del caso es que si bien el consumo de carne equina es considerado todavía tabú en muchas partes del país, lo cierto es que la Argentina es uno de los principales productores mundiales del producto.
“En la Argentina no hay ningún establecimiento autorizado para faenar equinos para consumo interno. Sólo hay los que son exportadores, por lo tanto no existen tampoco en Santiago del Estero. En la provincia hay varios productores que se dedican a comprar caballos y burros para mandar a los frigoríficos de Córdoba y Buenos Aires. En esos lugares hay veterinarios del Senasa que controla la sanidad animal respecto de la zoonosis que son enfermedades que afectan al hombre”, indicó el Dr. Juan Cruz Velazco del Senasa Santiago del Estero.
Por su parte, el médico veterinario Gustavo Muñoz, recordó que hace años se autorizó el faenamiento de carne equina para consumo interno, pero que no existe en el país ningún frigorífico habilitado para este fin.
“Es algo confuso, por que como no hay ningún frigorífico autorizado a realizar esta faena, pero la que se hace quedaría no como carne equina, sino como carne sin inspección veterinaria, faenada fuera de un frigorífico habilitado. Esa es la categoría que tendría la carne equina hoy, y al no haber frigoríficos habilitados es ilegal la carne equina que circule por ahí”, amplió el profesional.
Sin embargo, tanto las autoridades policiales como sanitarias, desconocen que en algunos lugares del interior de la provincia sea habitual el consumo de este tipo de carne.
Precisamente, el doctor Muñoz consideró que el sabor de la carne equina “es un poco más dulzón que la vacuna, pero el que tiene el paladar un poco entrenado fácilmente se da cuenta, incluso por el olor”.
“Es una carne magra y sana. No hay ninguna gran diferencia. Tiene un poquito más de proteínas en sangre, pero nada más”, especificó respecto de la carne vacuna.Agromeat

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *