6 de mayo de 2011 10:17 AM
Imprimir

Precios de los granos continúan firmes

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) informó el lunes el avance de la siembra de maíz y trigo de primavera en Estados Unidos, además del estado de los cultivos de trigo de invierno.

En el primer aspecto se encuentra implantado el 13 por ciento del área a dedicar con maíz, comparado con un 9 por ciento de la semana anterior, el 66 por ciento del año pasado a esta altura y un 40 por ciento del promedio sembrado en los últimos cinco años. El maíz emergido alcanza un 5 por ciento, cuando en el año anterior llegaba al 18 por ciento del área de cultivo.

El trigo de primavera sembrado al 1 de este mes cubre el 10 por ciento del área a dedicar con este cultivo, comparado con un 6 por ciento de la semana anterior, el 57 por ciento del año anterior y un 43 por ciento del promedio.

El 34 por ciento de los cultivos de trigo invernal se encuentra «bueno a excelente», comparado con el 35 por ciento de la semana anterior y un 68 por ciento del año pasado a esta altura.

Los precios continúan firmes, más allá de las correcciones que fueron ocurriendo en los últimos días, que tienen que ver con algunas tomas de ganancias por parte de los fondos y algún mejoramiento relativo con la situación climática del medio oeste, que permitiría un avance más franco en la actividad de siembra de Estados Unidos.

Algunos tarders de Chicago especulan con la teoría de que las recientes demoras en la implantación de maíz y trigo de primavera pueden hacer aumentar el área que se dedicará con el cultivo de soja. Sin embargo, aún resulta prematuro realizar estas especulaciones, ya que la eficiencia agrícola de los productores estadounidenses les permite realizar progresos notables en la siembra, una vez que el clima se normalice. Por otra parte, la mejor estructura local de los precios del maíz, en relativo detrimento de los de soja, alentará a los «farmers» a esperar hasta último momento, aun con sustitución de híbridos más cortos, para lograr implantar el grano forrajero.

Elementos negativos

El mercado de soja cuenta con una serie de elementos negativos que, no obstante haberse manifestado recientemente en la plaza, fueron decorosamente sorteados por el mercado. Estos elementos negativos incluyen:

# Las medidas instrumentadas por las autoridades chinas tendientes a controlar el persistente nivel de inflación que se registra en su economía. Estas decisiones incluyen estrictos controles de precios, liberación de las reservas estratégicas de soja para volcarlas en el mercado doméstico, aumento de impuestos internos, restricción en el uso de algunas materias primas para dedicarle un uso industrial y aumento de las tasas de interés internas. También India aumentó recientemente sus tasas domésticas de interés para paliar el crecimiento inflacionario.

# China cuenta con el 60 por ciento del mercado de importación mundial de poroto de soja y su ritmo de compra se ha desacelerado recientemente como consecuencia directa de los controles de precios estipulados por el Gobierno para el mercado de aceites vegetales, además de la liberación de stocks de aceites (fundamentalmente de colza) de sus reservas. Estas medidas han recortado los márgenes de molienda de soja. Las proyecciones de importación de porotos de soja para la campaña 2010/11 han decrecido, de una estimación previa de entre 57 a 59 millones de toneladas a 52 a 54 millones de toneladas en la actualidad.

# La cosecha de soja sudamericana resultó ser superior a lo que se la proyectaba algunos meses atrás, particularmente en Brasil y en Paraguay, donde las campañas registrarían un récord productivo. Esta circunstancia genera una oferta inmediata que, sin embargo, no ha afectado marcadamente al mercado en las últimas semanas.

Por otro lado, la plaza sigue contando con varios elementos que contribuyen a fortalecer las cotizaciones de la oleaginosa.

Algunos de ellos responden a factores propios del mercado granario, como la estrecha relación entre los stocks finales y el consumo, y la incertidumbre que gira en torno a la situación climática de Estados Unidos. La combinación entre los factores señalados deja poco margen para que el mercado soporte un inconveniente relacionado con el clima sin trasladarlo marcadamente a los precios.

Los rendimientos promedio de soja en Estados Unidos se estabilizaron en las últimas campañas en un rango de entre 2.800 a 2.950 kilos por hectárea. Hubo una sequía menor en 2008 que disminuyó esta tendencia a los 2.670 kilos por hectárea, aunque el último evento de sequía importante fue la del año 2003, campaña en la que los rendimientos promedio de la oleaginosa cayeron a 2.280 kilos por hectárea.

Otros elementos constructivos para las cotizaciones -no directamente vinculados con el mercado de granos pero muy importantes para este análisis- incluyen la extrema debilidad del dólar en relación con el resto de las monedas, las bajas tasas de interés y la firmeza relativa que evidencian el resto de las materias primas, a pesar de las recientes correcciones.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *