6 de mayo de 2011 19:52 PM
Imprimir

La crisis continúa por culpa de las explotaciones porcinas no rentables

BELGICA : El mantenimiento de las explotaciones porcinas menos rentables hacen que la industria porcina belga haya entrado en un círculo vicioso del que es difícil salir y que provoca que siga habiendo crisis en el sector. Ésta es la principal conclusión de las palabras de un profesor de la Universidad de Gante, que ofrece alguna solución al sector.

La industria porcina belga necesita una “limpieza” profunda para revitalizarse, según el Profesor Guido Van Huylenbroeck, de la Universidad de Gante.

En su opinión, hay un elevado número de granjas porcinas con importante financiación pero con malos resultados técnicos. Según sus propias palabras: “Si no hubieran recibido esta financiación, las compañías menos rentables habrían desaparecido, no habrían contribuido al exceso de oferta, y las explotaciones que tienen mejores resultados tendrían menor cantidad de dificultades”. Van Huylenbroeck asegura que está claro que la industria belga hoy en día ha entrado en un círculo vicioso por las explotaciones en dificultades, que piden ayudas y que continúan produciendo y distorsionando el mercado. De esta manera, la crisis se agrava y al final, estos esfuerzos para mantener las granjas que no son rentables también afectarán a aquellas explotaciones que tienen balances positivos. Tampoco es una opción, en su opinión, producir específicamente para el mercado belga, ya que la industria de este país está muy orientada a la exportación, ya que el 150% de los cerdos producidos se consumen en el extranjero. Si se enfocase desde este punto de vista, habría que reducir la producción en ese porcentaje.

El profesor belga cree en el futuro de la industria porcina de este país, ya que un índice de autosuficiencia del 250% es suficiente para tener un futuro.

Según ha matizado, “ciertos jugadores del mercado deberían haber enfocado su trabajo en determinados mercados objetivos y organizar la cadena de suministro hacia dichos objetivos”. Por el momento, considera que el cerdo belga es un cerdo genérico que podría venderse en cualquier mercado a cualquier precio.

Cuando se compara el cerdo belga con el cerdo Ibérico o el italiano, el primero no se traduce en un producto de especialidad determinado. Su promoción debería, por tanto, ajustarse al mercado, a la calidad ofrecida y al nicho de mercado existente.PV

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *