7 de mayo de 2011 12:49 PM
Imprimir

La cosecha deja U$S 27.635 millones

Resultados: los altos precios internacionales engrosan el caudal de divisas. La soja aportará el 62 por ciento.

La campaña agrícola nacional 2010/11 está próxima a finalizar y los resultados son auspiciosos considerando las perspectivas con las que se había realizado la siembra de soja y maíz en la primavera del año pasado.A la buena cosecha de trigo (15 millones de toneladas), se le suman unas 3.400.500 toneladas de girasol que se corresponden a la totalidad del área cosechada, ambos datos estimados por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. A ello, se le puede agregar unos 22 millones de toneladas de maíz y 49.500.000 de soja, proyectadas por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.Estos valores permiten alcanzar las 89.907.274 toneladas, posicionándose en el máximo de los registros históricos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación para estos cuatro cultivos.A pesar de la mixtura de fuentes, y más allá de la discusión espuria de si va a ser récord o no, lo que debe resaltarse es el elevado volumen que se va a alcanzar. Este resultado, conjugado con los altos precios internacionales, deparan un año excelente en términos económicos para el sector.Si se hace el ejercicio de tomar los precios FOB puertos argentinos para cada cultivo y descontarles las alícuotas de los derechos de exportación correspondientes, se estarían obteniendo los precios FAS teóricos, más las distorsiones de mercado y los gastos de manejo de la mercadería en el puerto. Al multiplicar estas cotizaciones (tomando el promedio de los cuatro primeros meses de 2011), por la producción, se obtiene una idea del caudal de dólares brutos que generará la campaña para los productores.Este cálculo para todos los cultivos comercializados se aproxima a los 27.635.143.500 dólares, siendo la soja el principal contribuyente con un 62 por ciento; luego el maíz con un 18 por ciento, el trigo con un 14 por ciento y el girasol con un seis por ciento. Este monto, obviamente, es superior al que se obtuvo en cualquiera de las campañas pasadas, dado el notable nivel de producción y de precios, estos últimos superiores al promedio de los primeros cuatro meses para cualquier año.Ingresos fiscales. Además, no se debe olvidar que el Estado se hace acreedor de la suma por retenciones, que se estima en 6.828 millones de dólares (incluidos el aceite de soja y la harina de soja). En resumen, el panorama es muy auspicioso para el agro argentino, no sólo por su situación actual, sino porque se espera que los precios se mantengan en niveles altos debido a los escasos stocks de Estados Unidos y a la debilidad del dólar.El autor es investigador del Instituto de Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Córdoba.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *