9 de mayo de 2011 07:40 AM
Imprimir

El primer error enorme fue cerrar la exportación

Para Néstor Roulet, presidente de la Cartez, la intervención del gobierno nacional en el sector ganadero "quitó previsibilidad". "Cuando se cambian las reglas de juego en menos de un mes, se desalienta la producción", recalcó.

La recuperación del stock ganadero es un motivo de preocupación para el sector rural de nuestro país. “Es una cuestión de números y una cuestión biológica natural”, sostuvo al respecto Néstor Roulet, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez).
“A partir de 2006 –indicó este domingo por LT10-, cuando el gobierno comenzó a intervenir en los mercados, la primera medida grande fue cerrar la exportación y así desalentó la producción de ganadería. Le quitó previsibilidad y comenzaron a cambiar las reglas de juego. En un año se tomaron 14 medidas”, manifestó el dirigente al evaluar las condiciones que actualmente afectan a los productores.

Y añadió: “Cuando se cambian las reglas de juego en menos de un mes, y se tarda tres años para tener un ternero, se desalienta la producción”. Como consecuencia de esta realidad, “de 58 millones de cabezas que teníamos en 2006, en la actualidad tenemos 48 millones de cabeza”.

A la magnitud de tal pérdida debe sumarse la faena de las hembras como causas principales de la merma del stock. “Si uno comparaba la gran cantidad de hembras que entraban en la faena, estaba cerca del 47, 48 por ciento del total de animales faenados. Eso era terrible porque nos estábamos comiendo el futuro”.
“Fuimos varias veces ante el gobierno y les dijimos ‘nos estamos comiendo el stock, entre dos y medio y tres millones de cabezas por año’. En ese momento teníamos 42 millones de cabezas, y nos dijeron: ‘Tenemos diez años para comernos el stock'”, relató Roulet.
El efecto del panorama descripto es sentido por los consumidores en “los precios que tienen que pagar”. “Lo ideal es que la gente tenga la carne barata”, señaló el titular de la Cartez, quien a su vez consideró como el mayor “error” el cierre de la exportación.
“Con un novillo de 500 kilos, que produce 300 kilos de carne y solamente se exportan 30 kilos, y el resto quedaba regalado en Argentina. Se cerró la exportación y se desalentó la producción del novillo pesado, y esto trajo como consecuencia el gran aumento de la hacienda. Y hoy estamos pagando la carne más cara en que en Uruguay”, definió.Agromeat

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *