9 de mayo de 2011 09:52 AM
Imprimir

El consumo de carne vacuna, en el nivel más bajo en 90 años

La fuerte caída del stock vacuno, como consecuencia de la aguda sequía de 2009 y los precios fijos durante cuatro años, y la consecuente alza de precios al consumidor continuaron achicando el consumo de carne bovina en el mercado interno.

Tanto que con precios que en promedio aumentaron 70 por ciento en un año, el consumo por habitante quedó en niveles no vistos en 90 años.
Así se desprende de un informe de la consultora Economía y Regiones (E&R) que, sobre la base de datos del Ministerio de Agricultura, sostuvo que el consumo medio en febrero fue de 46,7 kilos, un mínimo no visto desde 1920.
La contracción del consumo de carne por habitante es evidente y se ubica 30 por ciento por debajo de los consumos históricos, del orden de 70 kilos por habitante año. Y también contra el promedio de los últimos 7 años, que arroja 63,3 kilos por habitante por año.
Las proyecciones para este 2011 apuntan a que el consumo en torno a 48 kilos per cápita año, dado que el stock ganadero está lejos de recuperarse como para poder satisfacer una alta demanda.
El volumen es escaso para las costumbres locales, pero todavía más que duplica el del resto del mundo, donde la carne vacuna se ubica en el consumo por debajo de los 20 kilos per cápita por año.
?Es posible que el consumo local de carne por habitante aún no haya llegado a su piso, ya que los precios continúan subiendo en un marco de retención de vientres para incrementar la oferta futura?, planteó la consultora que dirige Rogelio Frigerio.
Respecto de los precios, el trabajo indica que el mes pasado se registró un incremento de 68,4 por ciento promedio. Y ejemplificó que el asado de ternera ?en góndola? aumentó 40,4 por ciento de abril de 2010, cuando costaba $ 28,90 el kilo, al mes pasado, cuando se conseguía a $ 40,60.
La misma situación, dice E&R, se observa con el caso de la paleta de ternera, que sufrió un incremento de 81 por ciento interanual: al pasar de $ 22,90 a $ 41,70 por kilo.
El informe sostiene que la faena de hacienda presenta una contracción de 17 por ciento durante el primer bimestre de 2011, contra igual lapso del año anterior, lo que presiona hacia arriba los precios finales.
?Se llegó al límite de las posibilidades de sostener un consumo elevado con precios estables en base a medidas eminentemente microeconómicas?, planteó E&R, que sostiene que la única manera de revertir esta situación, a mediano y largo plazo, si se quiere sostener el consumo histórico de carne y a la vez garantizar la producción, es ?incentivar el desarrollo sectorial?.
En ese marco, mencionó como intentos, aunque de éxito incierto, al plan de créditos blandos para incrementar el stock de ganado y permitir, a mediano plazo, un consumo de 60 kilos per cápita anual que lanzó el Ejecutivo en abril. Y por el otro, al plan Carne para todos, que ?está lejos de resolver el problema de la demanda, pero es una forma de complementar el plan de incentivo de la producción?.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *