9 de mayo de 2011 15:44 PM
Imprimir

El destete precoz de la vaquillona de reposición

La práctica del destete precoz se ha instalado como una manera eficaz de mantener los porcentajes de preñez y marcación en los rodeos de cría en épocas de adversidad climática.

Una clara muestra es que una de las actividades priorizadas por las actuales autoridades del sector, es alentar su difusión entre los ganaderos de nuestro país con el objetivo de recomponer el alicaído stock nacional, por la vía de un sustancial incremento de los porcentajes de preñez en los vientres entorados precozmente.

No obstante una duda que suelen manifestar los productores es la relativa al efecto de esta práctica sobre la futura performance reproductiva de las terneras que serán utilizadas para reposición.

Para dilucidar tales efectos se llevó a cabo un ensayo durante tres años, que consistió en destetar a los 45 días de edad promedio a las vaquillonas de reposición.

El período de destete a corral se extendió por 17 días en cada uno de los tres años, y durante el cual se utilizó un suplemento comercial con una composición adecuada para terneros de tan corta edad.

Con posterioridad a la etapa de corral, se suplementó a las terneras con 1 kg. de maíz partido por día durante 7 meses, mientras pastoreaban una pastura de Gatton Panic cuya calidad disminuía a medida que se avanzaba en el verano y las primeras heladas determinaban una fuerte caída de calidad, no obstante, y por razones operativas, no se varió la suplementación incluyendo una fuente de proteína, lo cual surge como una decisión que hubiera resultado adecuada por la escasa disponibilidad de este nutriente que tiene el Gatton Panic helado.

Esas vaquillonas fueron entoradas durante tres meses el año posterior a su nacimiento con una edad promedio de quince meses y se obtuvieron los siguientes porcentajes de preñez: año 2007, 107 cabezas: 97 % (70% cabeza, 22% cuerpo, 5 % cola); año 2008, 121 cabezas: 90 % (64% cabeza, 21% cuerpo, 5% cola) y año 2009, 131 cabezas: 94% (77% cabeza, 13 % cuerpo, 4% cola).

El resultado del segundo servicio, para el cual sus terneros también fueron destetados hiperprecozmente, arrojó los siguientes guarismos: vaquillonas de segundo servicio en 2008: 96% de preñez (67% cabeza, 20 % cuerpo, 9% cola), vaquillonas de segundo servicio en 2009: 93% de preñez (cabeza 50%, cuerpo 31% y cola 12%).

Conclusión el destete hiperprecoz (45 días promedio) no afectó la performance reproductiva de vaquillonas brangus 3/8 ni en el primero ni en el segundo servicio, luego de un período de destete de 17 días a corral con heno y un suplemento comercial, y una posterior suplementación con un kg. de maíz partido por animal y por día durante 7 meses y entoradas a los 15 meses de edad.

D.H.: Destete Hiperprecoz

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *