10 de mayo de 2011 12:24 PM
Imprimir

La AFIP volvió a sancionar a Bunge por presunta evasión

El fisco excluyó a la cerealera del Registro de Operadores de Granos. El castigo eleva el costo fiscal a enfrentar en IVA y Ganancias.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) excluyó a Bunge Argentina del Registro de Operadores de Granos por presunta evasión.Las maniobras detectadas por el organismo a cargo de Ricardo Echegaray implicarían una evasión cercana a $16 millones.La exclusión que se dio a conocer a través del Boletín Oficial es el paso siguiente a la suspensión que operó en marzo pasado. La AFIP también aplicó la medida preventiva a Cargill, Dreyfus, Oleaginosa Moreno, Toepfer, Nidera y ADM, entre otras cerealeras.Como efecto directo, la exclusión el Registro de Operadores de Granos eleva el costo fiscal de la compañía. Puntualmente, deberá ingresar 10,5% de IVA y 15% en Ganancias.Asimismo, la exclusión del registro implicará mayores dificultades para el movimiento de granos desde y hacia los acopios propios.La flamante norma aclara que la cerealera Bunge no podrá solicitar su reingreso al registro hasta que se cumplan 12 meses corridos desde su exclusión.

Acciones legales
Respecto a la primera sanción, la Justicia rechazó la acción de amparo presentada por la empresa Bunge y confirmó la suspensión del Registro Fiscal de Operadores de Granos a la multinacional tras detectar créditos fiscales provenientes de operaciones con proveedores apócrifos y/o prestanombres que implican una evasión cercana a los $16 millones.

En su fallo, el juez Federal de Villa María, Mario Eugenio Garzón, avaló la sanción interpuesta por la AFIP el 17 de marzo cuando se detectó la incorrecta conducta fiscal de la firma Bunge.

La maniobra investigada por el fisco consiste en operaciones de compra de granos a supuestos proveedores apócrifos y/o prestanombres, tomándose, de esta manera, un crédito fiscal ficticio que luego era solicitado en concepto de recuperos de exportaciones.

El monto evadido asciende a los $16 millones, de los cuales el 50% había sido canalizado en el mercado interno y el otro 50% restante hacia el mercado externo.

En la sentencia, el juez Garzón afirmó que el organismo a cargo de Ricardo Echegaray no actuó con "arbitrariedad ni con ilegalidad al momento de dictar la resolución que suspendió a Bunge Argentina S.A. del Registro Fiscal de Operadores de Granos".

Incluso, el magistrado sostuvo que la AFIP actuó conforme a la resolución general 2300, y citó: "La resolución impugnada ha sido dictada luego de procedimiento previsto por la norma vigente, y que Bunge ha tenido oportunidad de ejercer debidamente su derecho de defensa".

Además, agregó que "no puede dejar de considerarse que esta resolución general 2300, a la que la empresa se sometió por largos años, expresamente prevé que el no conformar los ajustes de fiscalización es motivo de exclusión del registro, supuesto expresamente señalado en el acto administrativo".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *