11 de mayo de 2011 00:20 AM
Imprimir

Víctima de la tercerización en el sector

El caso de Jorge Montenegro, ex empleado de Internacional, de Avellaneda, y padre de dos hijos de 11 y 6 años, es una de las consecuencias de la tercerización.

La firma Internacional, que pertenecía al empresario Pablo Siracusa, era un frigorífico ciclo 2, es decir, los que se dedican a la despostada de la res, y contaba con sólo 36 empleados.

La precarización del trabajo en los frigoríficos y la aparición de las cuadrillas que se ocupan de la despostada condenaron a muerte a los ciclo 2, que están en su mayoría con las persianas bajas. "El otro día pasé por uno y vi que se había convertido en lavadero de ropa", dijo Montenegro, que está sin trabajo desde hace cinco meses.

"Lo peor es que como pertenezco a una empresa chica, con mis compañeros tenemos pocas posibilidades de llamar la atención de la gente a nuestro caso", explicó Montenegro.

El ex obrero y ex delegado no está en contra del Gobierno, pero reclama que alguien se ocupe del problema. "Fue el propio Gobierno el que generó la crisis cerrando las exportaciones y limitando los permisos, entonces corresponde que ellos se hagan cargo de lo que ocurre", destacó.

"Al final, lo que está pasando es que los platos rotos de la crisis no los pagan ni el Gobierno ni los empresarios. Los pagamos nosotros, los trabajadores", reflexionó el ex empleado de Internacional.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *