14 de mayo de 2011 10:05 AM
Imprimir

El sector productivo cárnico ya no pierde, pero se agudizó el problema frigorífico

La Cámara de la Industria y Comercio de Carnes de la Argentina (CICCRA) consideró finalizada la etapa de pérdida económica para el sector productivo, pero advirtió que continúa "agudizándose el problema en la industria frigorífica".

En su informe mensual, el titular de CICCRA, Miguel Schiariti, sostuvo que "la producción se muestra francamente rentable en el sector que más ha sufrido la intervención del Gobierno en los últimos años, es decir en la cría, la que opera con valores ahora sí competitivos".

Esto se refleja en el cambio de tendencia, ya que se pasó de la gran liquidación de stocks a una franca retención de vientres.

En cambio, los "pequeños productores que debieron vender sus vacas no tienen hoy posibilidades de reponer su stock dado que su valor se ha incrementado 500% y no existen líneas de crédito accesibles que le permitan retomar su actividad".

Mientras, "en el eslabón industrial se profundiza la crisis ante la falta de hacienda para faena y el atraso cambiario que deja muy pocos negocios rentables del lado de la exportación".

"Esto se agudiza con la discrecional selectividad con que se entregan los permisos de exportación, que a pesar de la repentina e injustificada desaparición de la ONCCA, siguen estando en la órbita del secretario de Comercio", sostuvo el análisis.

La crisis industrial la sufren en mayor medida los trabajadores.

"Desde que se inició la aguda crisis industrial se han perdido 16.350 puestos de trabajo. Esto se convirtió en un problema social de magnitud impensada cuando se comenzaron a ver los nefastos resultados de la política de defensa de la mesa de los argentinos", se acotó.

Para la Cámara, "consecuencia de esta política, la crisis industrial se seguirá manifestando con nuevos cierres de establecimientos y, por lo tanto, con más despidos".

En tanto, el precio de la hacienda de consumo continuó su crecimiento.

Entre puntas del primer cuatrimestre del corriente año el aumento del precio promedio fue de 10,2%, en las categorías novillo, novillito, vaquillona y ternero-ternera.

La carne en el mostrador tuvo una variación de 6,5 por ciento en marzo y se repitió en abril.

Del análisis de los datos de los dos últimos meses surge que en el primer trimestre de 2011 el consumo por habitante de carne vacuna se ubicó en apenas 56,3 kilogramos por año, según el promedio móvil de los últimos doce meses entre abril de 2010 y marzo de 2011 y registró una contracción de 14,8% anual y de 20,1% con relación a igual período de 2009.

En un escenario de marcada escasez de hacienda, en enero-marzo de 2011 apenas se produjeron 600 mil toneladas de carne vacuna.

En términos absolutos la oferta total de carne vacuna disminuyó en alrededor de 74,5 mil toneladas en los últimos doce meses y si comparamos con el primer trimestre de 2009, la oferta total se contrajo en 192 mil toneladas.

Frente a esta realidad, tanto las exportaciones como el consumo interno se redujeron con respecto a los períodos anteriores.

"Pero la distribución del ajuste no fue simétrica entre ambos destinos, debido a que una vez más la intervención oficial se hizo presente", explicó CICCRA.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *