14 de mayo de 2011 08:30 AM
Imprimir

Tambos, con mejores calificaciones

Productores asociados a Sancor apuntan a una gestión integral, a través de un modelo de extensión.

En tiempos en que el valor de la tierra obliga a que lo que se haga sobre ella sea cada vez más eficiente y rentable, los productores lecheros están haciendo los deberes.La perspectiva que muestra la lechería hace que cualquier esfuerzo por mejorar las calificaciones valga la pena. Y en algunos casos, la industria está haciendo docencia. A las experiencias realizadas en los años 1980 y 1990, a través de los Grupos de Asesoramiento Integral Cooperativo y los Servicios de Extensión Cooperativa, la empresa Sancor puso en marcha el año pasado un nuevo modelo de extensión que brinda asistencia a más de 200 productores de Córdoba y Santa Fe.El objetivo del Programa de Desarrollo Tecnológico (PDT) es dotar de sustentabilidad a esas explotaciones, a través de la mejora en la productividad, en un marco de gestión integral que involucra aspectos administrativos, financieros y económicos, sostienen sus precursores. Un equipo técnico y un extensionista son los encargados de asesorar en forma gratuita a los productores que, en forma voluntaria, asuman el compromiso de participar en la estrategia.En Tanti, Sancor reunió días atrás a los productores involucrados en el programa para que comentaran su experiencia y expusieran los resultados productivos obtenidos.Modelo a pasto. Gustavo Vignolo trabaja en Porteña un tambo apoyado sobre tres pilares básicos: gestión simple, rentable y ordenada. El ingreso al PDT le permitió a este ingeniero agrónomo ordenar mejor su actividad. “Llevaba registros y diferentes indicadores pero nunca tenía un parámetro de dónde estaba parado. El programa me ayudó a compararme con otros y a fijar mejor los objetivos de la empresa”, destacó el productor.En Don Ignacio Eladio, Vignolo cuenta con un total de 618 hectáreas, de las cuales destina 211 para el tambo y el resto para agricultura y ganadería.Bajo un modelo de base pastoril tiene 314 vacas en ordeñe, con una relación vaca ordeño/vaca total del 85 por ciento, un promedio de producción diaria en los últimos 12 meses de 5.793 litros. La producción individual promedio es de 18,95 litros vaca ordeñe por día.”Hoy con buen clima estamos en 6.400 litros”, comentó el productor. En otro campo dedica 90 hectáreas a la recría y 225 a la agricultura.Más carga y producción. La producción de forraje es una fortaleza para la explotación lechera. Su cadena está compuesta, principalmente, por alfalfa que ocupa 70 por ciento de la superficie. El resto lo hace el silo de maíz, que le permite asegurar una buena reserva para el invierno.”Con el extensionista planificamos aumentar la carga y la producción individual, debido a su impacto económico. Subimos 32 por ciento la carga y liberamos hectáreas. Pasamos de 17 a 20 litros por vaca, balanceando la dieta y pastoreando las alfalfas en momentos óptimos”, describió el productor. Acompañado por el clima, en lo que va de 2011 subió hasta tres litros vaca ordeñe por día.La producción y el aprovechamiento del forraje es clave. “Tengo un plan de rotación. Trato de llegar sin sobresaltos al momento de la siembra, con un esquema de fertilización, manejo de plagas y malezas. Por eso obtuvimos 6.500 kilos de materia seca aprovechada al año, 30 por ciento más de lo que se logra normalmente”, aclaró Vignolo.Mejores números. Desde su ingreso al programa, en enero de 2010, el tambo incrementó en casi tres mil litros libres de alimentación hectárea año y llegó a un promedio cercano a los ocho mil litros libres de alimentación por hectárea al año. La oferta diaria de alimento por vaca en ordeñe es de alrededor 20 kilos de materia seca, integrada por 40 por ciento de pasto, 30 por ciento de silo y el resto de concentrados. Con esta dieta hoy está en 17 litros libres de alimentación por vaca.El PDT le cambió la rutina a Vignolo. Resignó horas de trabajo en el campo para dedicarse más a los números y a la gestión empresarial.”El margen bruto duplica al promedio agrícola, con lo cual justifica la mayor deducción empresarial”, destacó. Su desafió: producir 15 mil litros por hectárea sobre el modelo pastoril.Familia y empresa. Los Blangetti viven en el campo, a 10 kilómetros de Morteros. Con una organización minuciosa de las tareas, cada integrante cumple un rol determinado. Néstor, el padre y dueño de la explotación, conduce la empresa y supervisa cada tarea de los operarios en los tres tambos que poseen: dos propios y otro en sociedad. Myriam, su mujer, es la encargada de los números de la empresa y de toda la gestión económica.Cristian, el hijo mayor y flamante ingeniero agrónomo, trabaja en al coordinación de las actividades con el personal y la planificación de dietas para el rodeo; Emiliano, el segundo de los hijos, cursa las últimas materias de ingeniería agronómica y en sus tiempo libres colabora con las tareas de administración. Al igual que Cristian piensa volver al campo para seguir el trabajo de su familia. Mauro, el hijo menor, está a cargo de la recría, crianza de los terneros y las tareas de siembra.Con más del 80 por ciento de la superficie alquilada, los Blangetti afirman que no hay margen para el error. Por ello definen con precisión cada decisión de la empresa. En los tambos propios cuentan con 230 vacas en ordeño y una producción promedio de 24 litros vaca ordeño por día. En los últimos meses han superado los 10 mil litros por hectárea al año, con un promedio de 16,4 litros libres de alimentación por vaca día.Su modelo forrajero está integrado por alfalfa, trigo y maíz. La soja que también siembran en otro campo alquilado la cambian por maíz para garantizar las reservas.El PDT ha marcado los números de la empresa. “Pasamos en 2010 de menos de cuatro mil litros a seis mil litros diarios y subimos la carga en ambos tambos más de 20 por ciento. Mejoramos la reposición y el área agrícola”, enumeró Emiliano. Las fichas puestas en la reproducción y la recría también dieron frutos: crecieron 20 por ciento en la cantidad de vacas en ordeñe.Mayor productividad. “Antes buscábamos lograr tantos kilos de grasa; hoy estamos hablando de llegar a 12 mil litros por hectárea la año”, comentó Néstor.Para Emiliano, el PDT permite encarar la actividad desde un punto de vista empresarial; se deja de lado el mito de que primero está el tambo y después los papeles. Con el ingreso al programa, la sociedad familiar ha logrado mejorar todos los índices de productividad. El año pasado, la producción creció 11 por ciento, a partir de una mejora en la cantidad de litros diarios vaca en ordeñe en cada uno de los dos establecimientos, y de los litros por hectárea al año. El consumo promedio de alimento por vaca en ordeñe es de 20 kilos de materia seca: 30 a 35 por ciento de pasturas y 300 gramos de concentrado por litro de leche. Con este esquema, la empresa logró “sacar” 17 litros libres de alimentación promedio.Las decisiones se comparten y se debaten en familia. Cada uno de los integrantes, con su aporte, evalúa los pasos a seguir y cuáles son las inversiones necesarias para mejorar la producción. Una cisterna estercolera, un nuevo equipo de frío y una sembradora son parte de las maquinarias que piensan incorporar.Estrategia Programa de desarrollo tecnológico (PDT). Fue diseñado por la empresa Sancor para sus productores asociados. Comprende un conjunto de acciones de asistencia técnica y capacitación, basadas en la gestión de la información y la mejora organizativa de los tambos. A más de un año de su lanzamiento, el programa abarca a más de 200 productores que ya evidencian mejoras en sus empresas.Finalidad de PDT. Darle sustentabilidad a la empresa tambera a través de la mejora en la productividad, en un marco de gestión integral que involucre aspectos administrativos, financieros, económicos y patrimoniales.Equipo especializado. El PDT cuenta con la operatividad de un equipo técnico que asesora en forma gratuita a los productores que, voluntariamente, asumen su participación en el plan.Agromeat

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *