14 de mayo de 2011 00:45 AM
Imprimir

Un buen momento para el criador

El mercado de reproductores lecheros se encuentra firme. Toros y categorías de vaquillonas, lo más requerido.

En la 11ª edición de Mercoláctea, la exposición del sector lácteo que se realiza hasta mañana en la Sociedad Rural de San Francisco, se percibe un buen ánimo por parte de los criadores de las principales razas lecheras. Apoyados en las mejoras que evidencian el precio de la carne y, en menor medida, en el valor de la leche, los cabañeros están satisfechos por el buen momento por el que atraviesa el mercado de reproductores. El escenario muestra que hay tamberos dispuestos a preñar sus vaquillonas y a incorporar más animales para aumentar la producción de leche.Mientras alistaban sus ejemplares para la jura de los grandes campeones, que en el caso de las hembras Holando se realizará hoy, los productores repasaron la coyuntura que muestra la venta de productores lecheros.”Se nota una demanda firme por vaquillonas preñadas, vaquillonas para servicio y toros. Ojalá que dure”, manifestó Juan José Felicia, de la cabaña La Magdalena, ubicada en Rafaela, Santa Fe. Para el productor, que concurrió a la muestra con seis vacas, tres terneras y tres toros, lo que tracciona sobre el mercado de reproductores lecheros es el alza en el precio de la carne. “Lo que cambió el valor de la hacienda es el precio de la carne. Si por un ejemplar de una raza carnicera se paga tanto, por un ejemplar de la raza lechera se paga el valor agregado que significa tener registro, fecha cierta de nacimiento, padres conocido y control lechero”, precisó el cabañero.Precios y costos. La presión sobre la demanda de toros y las categorías de vaquillonas Holando (terneras de hasta 180 kilos; terneras para entorar hasta 350 kilos, vaquillonas preñadas hasta 500 kilos y la vaca parida), comenzó en los últimos meses del año pasado y parece afianzarse en lo que va de 2011. En los últimos días, en remates realizados en la provincia se llegó a pagar hasta 16 mil pesos por vaquillonas preñadas “no de punta” de dos año y medio.Para Javier Cassineri, propietario de la Cabaña El Porvenir, ubicada próxima a San Francisco, los valores de la vaquillona han crecido este año al menos 20 por ciento. “Por las terneras chicas se llegó a pagar hasta 30 pesos el kilo vivo”, precisó el productor cordobés que trajo a la jura de Mercoláctea dos vacas, tres reproductores y dos terneras. “De la misma forma en que mi padre me inculcó la pasión por el Holando, yo trato de hacer lo mismo con mis hijos, por eso trajimos dos terneras que ellos mismos criaron”, comentó Cassineri.Si bien el precio de la leche ha actualizado en los últimos meses, los productores sostienen que el valor de la materia prima no permite tirar manteca al techo. “El valor no es tan competitivo; los costos de producción también crecieron. Pero la apuesta es de largo plazo, el que compra un toro recién verá su resultado dentro de tres o cuatro años. Como siempre está la expectativa de que el futuro será mejor se sigue invirtiendo”, admitió Felicia. “Estamos al límite con el valor de la leche”, alertó Cassineri.Que haya subido el precio de los reproductores no significa que la mejora se haya trasladado en rentabilidad para los cabañeros. “También crecieron los costos. Muchos criadores que tenían sus establecimientos en campos alquilados tuvieron que achicarse por el alza en el valor de la tierra. Por eso también hay una leve caída en la oferta de reproductores”, sostuvo Máximo Russ, ex presidente de la Asociación de Criadores Holando Argentino y actual director de la Sociedad Rural Argentina. El nivel de reserva forrajera realizado en la cuenca de San Francisco garantiza que la producción de leche seguirá con tendencia creciente en los próximos meses. “Los silos confeccionados con maíz y sorgo sembrados entre noviembre y diciembre han aportado hasta 15 metros por hectárea”, graficó Alejandro Centeno, jefe del Inta San Francisco.Agromeat

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *