17 de mayo de 2011 07:16 AM
Imprimir

Volveremos a tener una oferta razonable de carne en cuatro años

El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, informó que a partir de hoy todas las solicitudes de permisos para exportar carne se tramitarán en el edificio de la cartera que el maneja.

Desde el programa Base de Datos (FM 107.1de 8 a 10) se comunicaron con el consultor del sector cárnico, Victor Tonelli, quien afirmó que la medida "sólo confirma lo que viene ocurriendo desde hace seis años". A la vez, alertó que pasarán entre cuatro y cinco años para que se regularice la oferta de carne vacuna.

¿Qué está pasando en el sector productor de carnes? ¿Cómo ven estas medidas que se están realizando? ¿Era algo que se veía venir?

No es una noticia nueva, es una confirmación formal de lo que viene pasando desde hace seis años. Desde abril del 2006 el secretario de Comercio regula, dispone y decide sobre las exportaciones. El hecho de que formalmente esta entidad que reemplaza a la Oncca se instale en el edificio de la Secretaría de Comercio confirma lo que ya venía ocurriendo.

Desde la llegada de Julián Domínguez, siempre se habló de sus diferencias con Moreno, por eso en función de a dónde fueran a ubicar la oficina se determinaba cuáles podían llegar a ser las políticas para el sector.

Es un partido que está perdido para Julián Domínguez y tampoco estoy seguro de si a él le interesa. A esta altura del partido es completamente consciente de sus limitaciones respecto al tema, que es sensible al gobierno y que está claramente marcado quién lo decide y por dónde pasa la decisión. Domínguez hace de componedor con el sector y creo que no lo ha hecho mal respecto del mandato que se le ha dado. Pero este tema no pasa por él, ni los granos, ni exportación de carne, ni decisiones de ningún tipo. Tampoco lo tiene la ministra (Débora) Giorgi, que ahora tiene que poner la cara con Brasil, pero cuando se decide a quién y cómo se debe exportar, lo decide Moreno.

¿Cómo está el día a día del sector cárnico?

Está tremendamente complicado desd ehace seis años, no hay previsibilidad, si se cierra un negocio no se sabe cuánto se va a tener que esperar para exportar. A partir de lo cual, los exportadores del resto del mundo deciden comprar en Paraguay, en Uruguay o en cualquier otro lugar donde se manejan de forma normal lo que son las relaciones de compra y comercialización.

¿La matanza de las cabezas se superó y se está reconstituyendo el stock?

Sí claro. Después de cinco años de oscuridad y de liquidar 11 millones de cabezas- lo que significó el 20% en los primeros cuatro años-, llegamos a un nivel de oferta nunca visto en Argentina. El consumo se lleva prácticamente todo lo que se faena porque no hay exportaciones. El consumo cayó a 20 kilos por habitante por año, es claro que el precio de la carne se fue a donde se tenía que ir y el precio del ganado hoy es bueno. Esta es la contracara del sector frigorífico argentino. Mientras a uno hoy le va muy bien, que es el sector productor porque ha recuperado los precios que había perdido, al otro sector le está yendo horrible, no hay término medio.

Con las herramientas que tiene el gobierno, ¿se puede esperar que intente controlar los precios en el mercado interno?

No, es una tontería, lo mismo que el programa de carne para todos. Estas cosas no se resuelven de esta manera, la biología requiere una cantidad de tres a cuatro años para que se recupere lo que se ha perdido. Lamentablemente, la carne va a estar muy cara porque el proceso de recuperación es muy lento. El desastre que se hizo, no se resuelve con medidas intempestivas de este tipo, esto requiere tiempo. Hasta que volvamos a tener una oferta razonable de carne van a pasar más de cuatro años.

Ahí trasciende esta decisión de Cargill de desprenderse de Finexcorp, ¿qué lectura merece esto?

No está confirmado, pero es algo que uno escucha desde hace meses. Haciendo una hipótesis, hay empresas que llega una momento que se cansan de este tipo de políticas, no ven la luz en el largo plazo, están perdiendo dinero, no tienen posibilidad de cumplir sus compromisos de exportación. Si ustedes miran alrededor de Rosario van a ver muchas plantas paradas, muchas plantas trabajando al 30 % o al 40 % de su capacidad, algunas no están pudiendo cerrar y en el caso de Cargill, por cierto, parece que está yendo en la misma dirección. A mí no me sorprendería que así fuera.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *