17 de mayo de 2011 00:31 AM
Imprimir

Cambia estructura de exportaciones

URUGUAY : Ganan peso los productos primarios y las manufacturas de base industrial, debido a los precios altos y la demanda creciente desde el mercado brasileño.

Las cifras preliminares sobre el comercio exterior muestran un deterioro de la balanza comercial de bienes en los primeros meses de 2011 en relación al año pasado. En los doce meses finalizados en marzo, el resultado fue deficitario por US$ 2.288 millones, un 46% más abultado que el registrado un año atrás. El análisis de las causas de esta evolución lleva a concluir que en este año se produjeron cambios al interior de las exportaciones. De acuerdo a estimaciones elaboradas por la Cámara de Industrias (CIU) en base a datos de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA), las solicitudes de exportación acumuladas al cabo de los cuatro primeros meses del presente año ascendieron a US$ 2.500 millones, lo que representa un incremento de 24% respecto a igual período de 2010. Sin embargo, medidas en volumen físico, las ventas al exterior se incrementaron apenas 0,4% en dicho período. Tal como viene aconteciendo en los últimos tiempos, la economía uruguaya, al igual que las restantes economías de la región, se ha visto favorecida por los elevados precios de sus principales rubros de exportación. De acuerdo con el índice de precios de exportación que elabora la CIU, en el primer trimestre del año se constató un aumento promedio de 22,5% en relación a igual período de 2010. La evolución de los precios de exportación contrasta con la del tipo de cambio real (TCR). En el primer trimestre del año la competitividad global de la economía uruguaya se deterioró 0,9% respecto a los niveles que exhibía en igual lapso de 2010. Si se analiza a nivel de cada uno de los principales socios comerciales, se comprueba que los únicos mercados frente a los cuales la relación es favorable son Brasil (6,3%) y China (0,9%). Como contrapartida, se observan deterioros importantes en la competitividad relativa ante Estados Unidos y Europa, del orden del 6%. Lo anterior explica en gran medida la estructura de exportaciones del país, no solo en rubros, sino también según los mercados a los que se vende (ver Gráfico N° 1). PRIMARIOS. De acuerdo a la clasificación según grandes rubros que realiza la CIU, en el primer cuatrimestre del año las exportaciones que más crecieron fueron las de bienes primarios, que se incrementaron 42% medidas en dólares corrientes. Tal crecimiento fue estimulado por los elevados precios internacionales que aumentaron en promedio 26% en el período considerado. También influyó una demanda externa pujante, destacándose China como el gran mercado hacia donde se dirigen estos productos, fundamentalmente la soja. El incremento experimentado por estos rubros los llevó a aumentar su participación relativa en el total de exportaciones de bienes del país. En el primer cuatrimestre de 2011 explicaron el 35% de las ventas externas del país, cuando un año atrás contribuían con el 30%. Las manufacturas de origen agropecuario (MOA) son el grupo más importante en la estructura de exportaciones, explicando el 40% de las mismas, cuando doce meses atrás representaban el 44%. En la comparación interanual, las ventas externas de este tipo de manufacturas (carne, lácteos, molinos arroceros) aumentaron 13% en dólares corrientes, pero cayeron 11% en volumen físico. Por su parte, las exportaciones de manufacturas de base industrial (MOI), como plásticos, caucho y automóviles aumentaron 32% en valor y 15% en volumen. Estos rubros se dirigen principalmente a la región, siendo Brasil el gran destino. ¿ENLENTECIMIENTO? Las importaciones son un fiel reflejo del ciclo por el que atraviesa la economía. Pero también dan algunas pistas sobre lo que puede acontecer en el futuro inmediato. De acuerdo con los datos publicados por el BCU, en el primer trimestre del presente año las compras acumuladas al exterior ascendieron a US$ 2.600 millones, lo que representa un incremento del 48%. En tal incremento incide de manera muy importante el precio del petróleo. Medidas en dólares corrientes, las importaciones petroleras aumentaron 128% en el período, reflejando el mayor precio internacional del crudo. El incremento en el precio del oro negro reflejaba a su vez la incertidumbre con respecto a su normal abastecimiento, dados los acontecimientos que se sucedieron en Medio Oriente. Excluido el petróleo, el aumento de las importaciones asciende al 33%, superior al de las exportaciones. Analizando por destino económico, se aprecian crecimientos de similar magnitud tanto en las compras externas de bienes de consumo, como las de capital y las de insumos intermedios no petroleros. Tal comportamiento refleja, por un lado, el dinamismo del mercado interno que se expresa en un mayor consumo de la población. Pero, por otro lado, un mayor nivel de actividad previsto en el corto plazo (insumos intermedios para la producción), y expectativas favorables hacia el futuro (bienes de capital). Sin embargo, un análisis detallado nos puede llevar a relativizar tal interpretación, y nos podría estar señalando que la economía está convergiendo lentamente a un ritmo de crecimiento más lento. En primer lugar, hay que tener en cuenta el nivel de precios relativos que rigen actualmente en la economía uruguaya. El deterioro del TCR indica el encarecimiento relativo de los bienes uruguayos frente a sus similares del resto del mundo, operando así un efecto sustitución. Por otro lado, al observar la dinámica de las importaciones de bienes de consumo, si bien están creciendo a un ritmo muy importante, se estarían enlenteciendo. La evolución de las importaciones de vehículos y bienes de consumo duradero así lo muestran. Las compras externas de automóviles se incrementaron en el último trimestre 40% en relación a igual período de 2010. Pero en los trimestres anteriores el crecimiento fue superior. La interpretación más lógica de ese enlentecimiento pasa por el agotamiento en el proceso de renovación de la flota de vehículos. Durante 2010 se batió el récord de ventas de autos 0 km, tras varios años de ventas por debajo de lo que se considera un nivel normal para el mercado uruguayo. Una vez que se agote el proceso, el mercado automotor debería converger a una tasa de crecimiento acorde al de la economía. Los mismos comentarios corresponden a las importaciones de bienes de consumo, que en el primer trimestre del año crecieron 13% respecto a igual período de 2010 (ver Gráfico N° 2). INCENTIVOS. Las importaciones de bienes de capital reflejan en el primer trimestre un incremento relativo superior de las maquinarias y equipos (31%) sobre el material de transporte (28%). Dentro de las primeras sobresalen las compras públicas, que aumentaron 78%, frente al 21% de los privados. El comportamiento de los privados merece algunos comentarios. La crisis internacional frenó muchos proyectos, que se retomaron en 2010. Sin embargo, a partir del mes noviembre se observa una marcada desaceleración. En ese mes las importaciones habían aumentado 71% respecto a igual período de 2009. Desde entonces, la tasa de crecimiento mensual se ha venido desacelerando paulatinamente hasta el 12% observado en marzo del presente año. Aquí pueden estar interactuando varios factores. Por ejemplo, el régimen de incentivos a la inversión vigente. Este régimen, que está a punto de ser modificado, otorga beneficios muy importantes en materia tributaria. Desde que asumió la presente administración en marzo de 2010, se está hablando de posibles cambios, lo que generó un ruido muy importante, que indujo a varios empresarios a adelantar proyectos, para aprovechar beneficios que pronto desaparecerían. Los cambios que se han anunciado al régimen, menos favorables, tendrán seguramente un impacto en las decisiones futuras de inversión

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *