17 de mayo de 2011 15:11 PM
Imprimir

Mauritania desata la alarma entre los marisqueros españoles

ESPAÑA : Los buques marisqueros españoles, especialmente los andaluces, han mostrado hoy su alarma por la imposición, por parte de Mauritania, de nuevas restricciones técnicas que amenazan la continuidad de esa flota en uno de sus caladeros más importantes.

Mauritania prohíbe desde principios de este mes el uso de la llamada "cadena cosquillera o quisquillera", una pieza que emplea la flota marisquera de arrastre dedicada a extraer gambas o langostinos en aguas de ese país.Dicha limitación técnica tiene un importante impacto económico en los buques marisqueros, porque reduce notablemente sus capturas e incluso está llevando a los armadores a plantearse si les interesa renovar sus licencias en el caladero mauritano, según han explicado hoy a Efeagro fuentes de la Confederación Española de Pesca (Cepesca).
La limitación afecta a 18 barcos españoles
Según Cepesca, la Asociación Nacional de Armadores de Buques Congeladores de Pesca de Marisco (Anamar) ha mostrado su preocupación por esta prohibición, que concierne a un total de 18 barcos marisqueros españoles.Los armadores han pedido al Gobierno español y a la Comisión Europea (CE) que actúen para reclamar que se mantengan las condiciones establecidas en 2008, cuando se firmó el actual convenio pesquero con Mauritania, según ha declarado el secretario general de Cepesca, Javier Garat.
Las capturas se pueden reducir hasta un 40 por ciento
Según informes de los institutos científicos oceanográficos de España y Mauritania, citados por la misma fuente, la prohibición reduce hasta el 40 % las capturas de gambas y langostinos.Por el contrario, esos estudios señalan que la sustitución de esa cadena por otras artes pesqueras duplica el número de "descartes", es decir capturas no deseadas de peces que después, muertos, son arrojados al mar.El secretario general de Cepesca ha subrayado que un incremento de los descartes va contra las políticas de la Unión Europea (UE) y de Bruselas para garantizar una actividad respetuosa con el medioambiente.
Sin consecuencias para corales ni otras especies
En cuanto al impacto ecológico de la "cadena cosquillera", los armadores españoles defienden que se utiliza en suelo marino en el que hay barro o limo, por lo que no pone en peligro ni corales ni especies como la posidonia.El pacto pesquero entre la UE y Mauritania es uno de los más importantes para la flota europea, junto con el convenio con Marruecos.En el caso de España, 63 barcos faenan en los caladeros mauritanos, entre marisqueros, atuneros y buques dedicados a otras especies.La preocupación por la nueva prohibición en Mauritania se une a la incertidumbre de los marisqueros andaluces por el futuro de su actividad en otro caladero, el de Guinea Bissau, ya que el acuerdo bilateral expira a mediados de junio y aún no hay noticias sobre su renovación.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *