19 de mayo de 2011 10:51 AM
Imprimir

Curioso caso de “sandías que explotan” en China

Aunque existen diversas teorías sobre por qué está sucediendo esta peculiar situación, no se ha encontrado una explicación satisfactoria, lo cual es lo que le da una particular atracción a esta historia.

Por ahora las explosiones de sandías han tenido lugar en la provincia de Jiangsui, en la ciudad de Danyang. Hasta el momento 46 hectáreas de cultivo de sandías ha sido perdido por estas explosiones.

Una investigación de la Televisión Central China sugiere que un químico que acelera el crecimiento es responsable, pero los agricultores han dicho que esto es poco probable ya que solo uno de cada diez hogares afectados por las sandías explosivas, usaron este químico.

Otra posibilidad sugiere que los agricultores eran inexperimentados. Un boom en las ventas de sandías hizo que muchos agricultores empezaran a sembrar sandías por primera vez el año pasado. Algunas veces la falta del cuidado apropiado puede hacer que las sandías se truenen de manera algo violenta.

Otro factor podría tener que ver con el incremento en la frecuencia de la lluvia en esa parte de China.

Una explicación racional sería que los ambiciosos agricultores inyectaron en los frutos un exceso del citado químico para el crecimiento, desafortunada decisión que, en combinación con el clima húmedo, convirtió los campos de sandías en “campos de minas”.

Aunque quizás puede existir un encubrimiento de los efectos del químico acelerador, forclorfenurón. De todas formas también se supo que este químico es usado en Estados Unidos para hacer crecer kiwis y uvas sin efectos similares.

Según la revista Time, este químico cuenta con una gran popularidad desde la década de 1980 y puede aumentar el tamaño de la fruta –y por lo tanto, también su precio- en más de 20 por ciento

Las sandías que han estallado han sido declaradas no aptas para el consumo humano y desviadas a la alimentación de cerdos y peces. Sin embargo si se trata de cerdos y peces, que luego serán alimento de los humanos, algo del forclorfenurón acabaremos comiendo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *