19 de mayo de 2011 07:06 AM
Imprimir

Industria láctea lucha por fidelizar tambos

URUGUAY : Competencia. Ya no pasa solo por los precios, ahora pasa por asegurar vientres lecheros

La pelea entre las industrias lácteas por fidelizar sus remitentes ya no se limita a los precios. El problema es hacerse de volumen y hay empresas que están ayudando a los tamberos a incorporar más vientres para asegurarse la remisión. Los tambos cierran y las vacas pasan de mano en mano, pero el número de animales en producción no crece. La lechería uruguaya tiene entre 370.000 y 380.000 vientres activos, pero en producción no se superan los 300.000, produciéndose un volumen en torno a 1.500 millones de litros anuales (la productividad por vaca es de 4.000 litros al año). Hoy las remisiones de leche a planta son récord, pero para que el crecimiento sea sostenible en el tiempo, hace falta que el rodeo lechero uruguayo incorpore más vientres y darle de comer mejor a las vacas que hoy están produciendo. A diferencia de lo que pasaba hace dos años, cuando las vacas lecheras se mandaban a frigorífico por el avance de la agricultura, hoy los tambos cierran y las vacas pasan a manos de otro tambero que las hace producir mejor. El cuello de botella para incorporar más vientres al rodeo lechero está en el alto período interparto (17 meses) y las terneras entran como vacas lecheras al tambo a producir con una edad no menor a los 37 meses. ESTRATeGIAS. Mientras tanto, la estrategia de las industrias para fidelizar a sus remitentes ya no pasa sólo por pagar mejores precios. Conaprole hace valer la ventaja de ser una cooperativa, donde el tambero es parte de la empresa y es muy exigente en cuanto a calidad (esta limita la elaboración de ciertos productos). Indulacsa está pagando un poco por abajo el litro de leche, pero tiene menos exigencias de calidad. Por lo general comparte productores con otras empresas, pero se asegura un cierto volumen por tambero. Schreiber Foods -el nuevo jugador en el mercado- apunta a asegurarse volumen, paga mejor por él y tiene cintura para ceder en calidad, porque se dedica a la elaboración de caseína. La empresa está marcando un elemento diferencial al intentar captar -mediante ayuda en el financiamiento a productores- más leche a partir de esas vacas que cambian de mano cuando se cierran los tambos. Los productores insisten en que "no hay políticas públicas que faciliten la retención de vientres, el mejor procreo o la mejor crianza de las terneras para que entren al tambo a producir antes". La guerra por la leche parece no tener fin porque en el corto plazo no se maneja ninguna proyección para que el rodeo lechero crezca y el récord de remisión de leche a las plantas pasteurizadoras sea sustentable en el tiempo. Hoy los precios de la leche ayudan al productor a mejorar la dieta de sus vientres en producción, pero también los productores están enfrentando uno de los mejores otoños de los últimos años. Menos pérdidas operativas La empresa New Zealand Farming Systems Uruguay anunció que su pérdida operativa será 25% menor a la esperada y comunicó que logró una inyección de capital de US$ 30 millones a través de un préstamo bancario para capital de trabajo. La pérdida operativa -tomando el resultado antes del pago de intereses e impuestos- llegará a US$ 8,3 millones en el año comercial que cierra el 30 de junio, contra los US$ 11,2 millones estimados en febrero. El recorte en las pérdidas se debe a un mayor nivel de producción y a precios más altos por la leche. La producción llegó a 105 millones de litros contra los 100 millones de litros previstos originalmente. La mejora en los precios y en la producción fue restringida por los mayores costos de alimentación.  El País

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *