11 de diciembre de 2009 07:37 AM
Imprimir

Los feedlots cierran un año complicado y buscan reposicionarse en 2010

Con un año marcado por una fuerte sequía, la crecida del río Paraná y la presión por el consumo interno, el encierre a corral está en la búsqueda de una ecuación de precios que permita agregar peso por animal.

La actividad del feedlot en el 2009 tuvo una fuerte impronta de la mano de la terrible sequía que padecieron las distintas regiones ganaderas del país en los últimos 18 meses.

A este factor climático, en el último trimestre se suma la creciente del río Paraná, que inundó una gran parte de sus islas. En la actualidad, este territorio constituye uno de los pocos reservorios que quedan para realizar ganadería pastoril.

A todas estas variables climáticas debemos sumar la presión del consumo interno, que a estos precios de la carne volvió a adquirir niveles records. Otra de las consecuencias es que se absorben volúmenes de faena mensual altísimos.

La producción a corral creció, como en los últimos cinco años, por encima de todo pronóstico. En este escenario, y para 2009, estimamos una producción anual de más de 5 millones de cabezas.

De todas maneras, en el último trimestre, la paralización en el pago de las compensaciones por unos 80 días, sumado a los cuatro meses de atraso con que venía el sistema, generó una crisis financiera en las empresas del sector muy importante.

Actualmente, el 50 % del capital de trabajo de un feedlot se encuentra inmovilizado en los expedientes de la Oncca. Esperamos que esta situación se revierta en los próximos días. Esta descapitalización tuvo como consecuencia directa la disminución en los índices de reposición.

Esto se traduce -y se advierte en estos días- en una menor oferta y la consiguiente puja de los operadores por los lotes especiales, aun bajo el estricto adoctrinamiento que reciben de la Secretaría de Comercio.

Frente a este escenario, es de esperar que el año termine con firmeza en los precios de todas las categorías, esperando que la reacción oficial se exteriorice en la cadena comercial que trabajó con abultados márgenes durante todo el año y no generando un control en los valores de la hacienda que recibe la producción.

De cara al 2010, el gran desafío tanto para el Gobierno como para el sector engordador será generar una ecuación de precios y compensaciones que permitan agregar al menos entre 50 y 100 kg más a cada animal encerrado.

De este modo, tendremos alguna herramienta que nos permita enfrentar -en parte- la falta de dos o tres millones de terneros nacidos en la parición de esta primavera 2009.

Para alcanzar este objetivo, que representa entre doscientas y trescientas mil toneladas más de carne, equivalente media res en gancho de altísima calidad, habrá que encontrar valores para la hacienda gorda en pie más reales.

Estos números deberán tener alguna relación con los altos costos de producción que tiene el animal más pesado.

Entonces, se podrá remunerar al criador con precios que respondan también a la necesidad de que éste recomponga su rodeo, que se halla diezmado por la seca y los bajos precios de la invernada en el primer semestre del presente año.

Por otro lado, se generarían las condiciones de precios que permitirían lograr modelos de recría pastoril en aquellas zonas donde los campos se han recuperado y la carga es baja por la liquidación antes mencionada en función de los desastres climáticos, junto con la falta de rentabilidad a los valores que tuvo el ganado en pie durante este 2009.

Armonizar los distintos sectores de la producción no es fácil, y sumar al Gobierno en este desafío, tampoco, pero la Argentina, en algún momento, en ganadería deberá sincerarse.

Es el tiempo de sacar al feedlot de debajo de la al fombra, como se lo quiso esconder por años, y generar políticas conjuntas para este nuevo modelo productivo de cría, recría y terminación a corral.

Este modelo es compatible con la utilización de las mejores tierras, para lograr la agricultura eficiente que hoy tenemos, dando lo mejor de cada sector, en una sinergia que agrega valor en toda la cadena.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *