23 de mayo de 2011 15:08 PM
Imprimir

El ABC de las Vacunas en los Bovinos

COLOMBIA : Cada ciclo de vacunación en Colombia es ejecutada por alrededor de 2 mil 363 funcionarios entre programadores y vacunadores contratados por las Organizaciones Ganaderas Ejecutoras y Umatas autorizadas por el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA).

Ahora que se inicia el primer ciclo de vacunación contra la fiebre aftosa y la brucelosis, que se tiene planeado iniciar el próximo 2 de mayo si las condiciones climatológicas no lo impiden, bien vale la pena reseñar la importancia de las vacunas, toda vez que es uno de los métodos para combatir las enfermedades transmisibles.El año pasado, en noviembre, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) suspendió el segundo ciclo de vacunación contra la aftosa, debido a las condiciones climáticas.Nos decía Luis Carlos Caraballo González, coordinador regional del departamento de Córdoba y Urabá Norte Antioqueño de Fedegán – FNG, que una buena práctica para la vacunación es conocer sobre las mismas y los cuidados que se deben tener para evitar que pierdan efectividad o generen enfermedades que pueden resultar muy onerosas para el ganadero.En primer lugar hay que recordar que la vacuna es un método preventivo y no curativo. Que es un insumo y por lo tanto debe ser usado en forma racional. Las vacunas son preparados biológicos que contienen sustancias antigénicas, virus o parásitos, que son capaces de inducir una respuesta inmunológica humoral y celular activa.Desde que sale del laboratorio productor hasta el momento de la aplicación (en las cavas o termos en que son llevadas al campo), se deben mantener a temperaturas entre 3 y 8 grados centígrados, con el fin de conservar el o los antígenos presentes en la misma para garantizar su potencia y sus características para proteger a los animales. Además, con el fin de evitar reacciones indeseables (inflamaciones) post-vacunales, se deben esterilizar los materiales a usar en el proceso (agujas – jeringas) o utilizar nuevas.VacunaciónLa respuesta inmune a una vacuna depende, además de la calidad y manejo del producto, del estado fisiológico y manejo del animal en el momento del proceso.El estado general del animal es un factor preponderante en cuanto a su capacidad individual para recibir una vacuna (antígeno) y responder favorablemente a la producción de anticuerpos o defensas contra la enfermedad que se está previniendo. Durante el proceso de vacunación debe darse un manejo ideal, sin maltratar el animal con objetos que produzcan magullamientos en sus musculaturas, que pueden convertirse en puerta de entrada de agentes productores de enfermedades (Carbón Sintomático, Edema Maligno), y en las hembras en estado avanzado de preñez, aborto, el cual nada tiene que ver con la aplicación del biológico.Número de vacunas para aplicar un mismo día a un bovinoA un bovino en buenas condiciones fisiológicas no se le deben aplicar más de tres vacunas monovalentes.En los ciclos de vacunación contra fiebre aftosa y brucelosis, establecidos por Resolución del ICA, se recomienda no aplicar otra vacuna diferente, debido a que la vacuna contra fiebre aftosa es bivalente (Virus A y O de Fiebre Aftosa) más Brucelosis.En caso de machos y hembras adultas que no se vacunen contra brucelosis, se puede aplicar otra vacuna de acuerdo a las necesidades de la región. Lo anterior se debe a que la inoculación de un agente extraño al cuerpo animal produce reacciones negativas, como bajas de las defensas, elevación térmica y estrés, que se suma al producido por el proceso mismo de la vacunación.Agromeat

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *