24 de mayo de 2011 10:08 AM
Imprimir

Por falta stock la industria frigorífica funciona a mitad de ritmo

El economista Juan Manuel Garzón, del Ieral de la Fundación Mediterránea presentó ayer un informe sobre el desarrollo agroalimentaria actual que muestran los diferentes departamentos de la provincia de Córdoba. Del mismo se desprenden estrategias y desafíos para agregar valor a la cadena de base agropecuaria y surge también el Índice de Intensidad Agroalimentaria (IIA) que califica a las diferentes regiones de Córdoba según su grado de desarrollo productivo.

Por un lado, Garzón explicó algunas de las estrategias para agregar valor a la cadena y mencionó dos caminos: la captura de valor (por ejemplo avanzando en la producción de insumos y servicios especializados) y por el otro la creación de valor. Asimismo, planteó como el principal desafío el hecho de encontrar y desarrollar proyectos que sean rentables económicamente y sustentables productivamente.

Diagnóstico: las vaquitas son ajenas y escasas
A la hora de preguntarse cuánto valor agrega Córdoba a su producción agropecuaria, Garzón y su equipo analizaron la cadena de la carne vacuna, de la aviar y la porcina. En el caso de la aviar se destacó la pujante evolución de la actividad que quintuplicó su producción. Se pasó de 5 millones de aves faenadas por año en 2005 a 25 millones en 2010, en parte por el ingreso al mercado de la sociedad Avex.

La contracara es la cadena bovina que atraviesa un fuerte ajuste por la caída de sus stocks. “Se pasó de un stock de 6,8 millones de cabezas en 2003 a uno de 4,4 millones en 2011. Hace 8 años Córdoba era el segundo rodeo del país y hoy es el cuarto. Nos pasó Corrientes y Santa Fe. Hoy, la capacidad instalada de la industria frigorífica de Córdoba es de 2,3 millones de cabezas, pero por el stock disponible sólo se pueden producir 1,2 millones. Se trabaja el 52 por ciento”, remarcó Garzón.

Para concluir, destacó que San Justo y Río Cuarto son los departamentos con mejor Índice de Intensidad Agropecuaria: tienen buena diversidad de actividades, fuerte tamaño y transformación de productos, frente a otras regiones menos pujantes como Tulumba, en el noroeste de la provincia.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *