24 de mayo de 2011 13:19 PM
Imprimir

Cultivo del Palmito

UNA ALTERNATIVA DE FÁCIL MANEJO

El palmito de la variedad Euterpe edulis actualmente es aprovechado en el departamento de Canindeyú debido a que es un alimento muy difundido en el mercado interno y externo por su delicioso sabor. Utilizado de diversas maneras en el ámbito gastronómico, el palmito es apreciado en países extranjeros; igualmente, su valor comercial es alto por lo que su producción resulta ventajosa.

Actualmente, la variedad de palmito Euterpe edulis crece en el territorio que comprende el bosque atlántico de Alto Paraná, específicamente en la zona de Puente Kyha, departamento de Canindeyú. Anualmente se produce de 6.000 a 7.000 hectáreas de palmito, lo cual es demandado en el mercado interno y en el argentino. No obstante, parte de la producción va a Europa y Estados Unidos. Se lo conoce también como palmito dulce o palmitero y pertenece a la familia de las palmeras.

CRECIMIENTO

El palmito crece de forma natural en bosques vírgenes y vegeta en suelos arcillosos y húmedos, protegidos de la luz solar. Existen algunas variedades que crecen en campos abiertos; sin embargo, la Euterpe edulis requiere de mucha vegetación para sobrevivir.

COSECHA

El proceso de cosecha del palmito es bastante sencillo. Un operario debe ingresar al bosque y observar las palmeras más aptas, con diámetro adecuado; luego se corta y se coloca en un sitio accesible para que el tractor pueda cargar las palmeras y posteriormente llevar a la planta donde será procesado. Lo que se aprovecha es la parte verde del tallo.

RECOMENDACIÓN

Cuando se van a realizar los cortes es necesario mantener algunas palmeras que pasarán a ser los semilleros. Es decir, que al encontrar tres palmeras de palmito, deben cortarse únicamente dos, a fin de que la restante crezca y se convierta en la semilla para la futura producción. Con esta práctica será posible continuar con el desarrollo de la materia prima.
Si se corta el total de plantas, se logrará una superproducción pero en el futuro no se podrá abastecer al mercado debido a que no se contará con elementos para seguir produciendo. Por ello, el corte debe ser racional.

ORGANIZACIÓN POR ÁREA

Un método interesante de organización es dividir el bosque en áreas y censar las plantas. De esta manera, se conoce la cantidad de palmeras de palmito que hay y se sabrá cómo aprovecharlas. Por ende, la cosecha se ejecutará de acuerdo a la demanda del mercado y se evitará utilizar áreas que ya fueron aprovechadas.

MANO DE OBRA

Debido a que la obtención del palmito es sencilla, no es necesario contar con demasiados operarios; sin embargo, todo dependerá de los pedidos que se realicen. En algunos casos, cuando la producción es regular, se requieren hasta cuatro personas para realizar los cortes, pero si la demanda del mercado es mayor, se puede llegar a requerir hasta veinte personas para efectuar la cosecha.

Por Lic. José Rivas
Técnico de la Empresa Chololo Agroindustrial S.A.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *