23 de mayo de 2011 00:21 AM
Imprimir

Más tecnología para el trigo y la cebada

Nuestro país fue elegido para la presentación internacional de un desarrollador radicular que mejora la sanidad de las raíces y eleva los rindes.

"Definitivamente, la mayor producción de alimentos no vendrá de la mano del incremento del área sembrada, sino de la incorporación de tecnología".
Así se expresó el doctor Gerardo M. Ramos, director de Investigación y Desarrollo para Protección de Cultivos de Syngenta, en la presentación de Vibrance Integral, una solución de amplio espectro que incluye una molécula de acción fungicida desarrollada para tratamiento de semilla. El hecho no es menor, considerando que se lanzó por primera vez y que solo estará disponible para 2012 en el resto del mundo.
"Esta tecnología surge como una necesidad de mejorar la protección de la planta y, así, el productor pueda realizar un manejo adecuado", dijo Daniel Courreges, director de Syngenta.
Básicamente, el producto está diseñado para el control de las enfermedades e insectos que afectan los cultivos durante su implantación, siempre protegiendo el poder germinativo de las semillas tratadas.
La suma de tecnología debe hacerse –según los presentadores– con maquinarias profesionales de tratamiento y solo con semillas certificadas.
"Hemos comprobado que, antes de la siembra, ante una opción considerada light y otra full , los productores van detrás de esta última. ¿Por qué? Porque piden simplicidad y buscan soluciones integradas", sostuvo Carlos Becco, también director de la firma.
Otras de las características del producto es que, por la protección que contiene la planta, especialmente en las primeras semanas, se torna más resistente a eventos de sequía, como usualmente suceden en el sudoeste bonaerense.
"Dejando aclarado que no existe nada que se desarrolle en plena seca, hay que destacar que la protección a la que se ve sometida la planta inhibe eventuales procesos de falta de agua. Es decir, para afrontarlos se presenta más vigorosa y con mayor fortaleza", agregó Becco.
Del mismo modo, y considerando lo que representa la soja para el país, desde Syngenta se está trabajando para lanzar un producto semejante a fin de mejorar los rindes, donde también se pueda desarrollar en condiciones de estrés hídrico.
"Tenemos todas las expectativas puestas en 2012; esperamos llegar a tiempo. Sabemos que esta es la tecnología que viene y la que el productor exige", aseguró Antonio Aracre, director general de Latinoamérica Sur.
Nuestra zona. Respecto de la implantación de esta nueva opción en el sudoeste bonaerense, donde los costos están más cerrados por los rindes que, en promedio, se ubican en los 1.800 kilos por hectárea, Aracre señaló que se apunta a soluciones integrales, pero que también existen alternativas individuales para casos particulares.
En la presentación, realizada en el hotel Costa Galana de Mar del Plata, estuvieron dos referentes de la compañía suiza, como Kaspar Mueller, director global de Tratamiento de Semillas y Christian Schlatter, gerente de Negocios. Ambos ponderaron el trabajo realizado por el equipo argentino que permitió consolidar una investigación iniciada hace nueve años y que costó casi 200 millones de dólares

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *