26 de mayo de 2011 10:55 AM
Imprimir

EN CINCO AÑOS SE TRIPLICO LA INVERSION EN ESTABLECIMIENTOS DE CHACINADOS

ENTRE RIOS : En el último lustro se habilitaron, sólo en la provincia, 50 nuevas plantas industriales, antes había 15 • Estas fábricas actúan como sustitutas ante la caída de producción y consumo de la carne bovina.

En los últimos cinco años la Provincia habilitó unas 50 fábricas de chacinados, embutidos y derivados, que se sumaron a las 15 existentes hasta ese momento. Ante la escasez y los altos precios de la carne vacuna, creció y mucho el consumo de carne de cerdo; paralelamente se da una fuerte inversión por parte de pequeños y medianos empresarios porcinos en cuanto a la producción de chacinados para abastecimiento del mercado interno.UNO dialogó con Jorge Torres, encargado del área cárnica de la Dirección de Fiscalización Agroalimentaria de la provincia de Entre Ríos, quien confirmó la tendencia al consumo de cerdo, chacinados y también de la producción avícola, mientras que el consumo de carne bovina se encuentra en sus niveles más bajos históricos.Los empresarios que quieran invertir en frigoríficos deben solicitar la habilitación correspondiente y tienen dos ámbitos donde solicitarla, de acuerdo a la futura venta de la producción. Si la comercialización se realiza dentro del territorio provincial los trámites de habilitación se realizan en la Dirección de Fiscalización Agroalimentaria del gobierno provincial, en tanto si el propósito es que los productos traspasen el ámbito provincial (más allá de que la faena se produzca dentro de los límites entrerrianos), los requisitos deben rendirse ante el Senasa (Dirección Nacional de Sanidad Animal).Aclarada esta cuestión, es posible mencionar que en Entre Ríos hay 22 establecimientos frigoríficos habilitados por el Senasa y 23 plantas frigoríficas autorizadas por parte del gobierno provincial, distribuidos en los distintos departamentos entrerrianos, pero con gran número sobre todo en Paraná, por una cuestión estratégica a raíz de la cantidad poblacional de la ciudad y la región.Además, quienes pueden hacerlo, comercializan carne bovina a Santa Fe, Corrientes, Misiones y Córdoba utilizando como vía de traslado el túnel subfluvial.En total hay unas 45 plantas frigoríficas habilitadas, destinadas a la faena de bovinos.
En cuanto a los establecimientos dedicados a la faena de cerdos, Torres especificó que hay tres habilitados por Senasa y seis por la Provincia. A esos nueve se les suma un pedido de habilitación hecho por parte de una familia de Gualeguay-chú para instalar uno justamente en dicha ciudad, en estos momentos el pedido está siendo analizado por las autoridades competentes.En cuanto a las plantas de faena de la producción avícola, el entrevistado mencionó que el 95% de las plantas están habilitadas por la dependencia de la Nación. Aún así destacó que en su mayoría se encuentran en los departamentos Colón y Concepción del Uruguay, en la costa uruguaya y la producción ha crecido notoriamente, como así también la exportación avícola. El último frigorífico de pollos se abrió en el Departamento Villaguay, denominado Don Eduardo y otras plantas de faena de pollo de grandes dimensiones no se han abierto últimamente en Entre Ríos.En la costa paranaense se puede mencionar como un referente en cuanto a la matanza de aves para comercialización y consumo a la ciudad de Crespo, en Paraná campaña.

• Producción de chacinados
Torres hizo referencia a la baja obligada de la demanda de carne vacuna, debido a la escasez de animales en pie y al consiguiente aumento de precios, que hoy pone al consumo de este tipo de carnes en los niveles históricos más bajos.Para permitir que se reestablezca la cantidad de bovinos harán falta unos tres años de consumo medido. Oportunamente, el bovino es reemplazado por el consumo de carne de pollo y de cerdo.Además, Torres relató que días atrás estuvo en plantas frigoríficas de Chajarí, Concordia y Federación y allí también pudieron observar otra tendencia. “Entendemos que se ha dado una fuerte caída en el interés por la faena, reemplazada por el deseo de trabajar en la producción de chacinados”, dijo.El funcionario municipal explicó al respecto que ante el incremento del consumo de cerdo y para aprovechar que la calidad de la carne bovina que se usa para elaborar chacinados no necesariamente debe tener tanta calidad como la que se ofrece en las góndolas al consumidor final es que los empresarios se definen por la elaboración de chacinados, embutidos y derivados.”Hay muchísimas más inversiones a pequeña y mediana escala en la fabricación de chacinados que en la faena”, comentó y luego especificó que “en los últimos cinco años hemos habilitado cerca de 50 fábricas de chacinados en toda la provincia, con buen nivel higiénico e instalaciones acorde. En muchos casos se trata de emprendimientos familiares que han progresado y pudieron propulsar una elaboración de los productos en mejores condiciones de salubridad incluso”.Citó como ejemplo a Gualeguay, en donde están en pleno funcionamiento siete fábricas de chacinados habilitados por la Provincia, más las carnicerías locales en donde también se elaboran este tipo de productos destinados a la venta.
Si bien antes había 15 habilitadas, y a esas se sumaron 50, sigue siendo este último el número de fábricas de chacinados habilitadas por la Provincia, ya que otros emprendimientos comenzaron a ser habilitados por la Nación.
Torres destacó por otra parte que hay fábricas de chacinados que también se dedican a la faena de cerdos, uno de los casos es un emprendimiento de Hasenkamp.El funcionario provincial insistió en que recuperar el nivel de bovinos por lo menos demorará tres años, es por eso que se alienta el consumo de otras carnes.
Acotó también que a su criterio, la cantidad de plantas bovinas que hay en la Provincia “son más que suficientes por lo menos en este momento; incluso hay capacidad ociosa, por lo que no se justificaría abrir una planta de bovinos nueva”, opinó.

Carne de cerdo
La carne de cerdo es la principal consumida en el mundo, seguida por la de pollo y luego la vacuna. En Alemania y Dinamarca el consumo alcanza los 70 kilos per cápita.Según la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP), el consumo en la actualidad en el país ronda entre los 7,5 kilos, mientras que hace poco más de dos años alcanzaba 4,5 kilos por persona. La gente cada vez consume más pechitos, bondiolas, chuletas y chacinados porque los precios son más económicos.Agromeat

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *