26 de mayo de 2011 00:08 AM
Imprimir

Córdoba apuesta a productos primarios en el comercio con Rusia

Carnes, aceite de soja y granos son los productos con más posibilidades de inserción en ese mercado. Empresarios esperan que la relación se revitalice después de la misión nacional.

Si Argentina logra incrementar las exportaciones a Rusia tal como se desprende de los compromisos asumidos durante la última misión oficial -donde se fijó el objetivo de multiplicar por cinco el comercio bilateral hasta 2015-, Córdoba podría sacar una buena tajada ya que podrían abrirse negocios para los productos primarios, especialmente carnes. Hoy por hoy el mercado ruso es insignificante para los cordobeses, ya que representa en la última década un promedio anual de u$s 90 millones sobre un total de exportaciones de la provincia de u$s 8.200 millones durante 2010.
Es que más allá de situaciones coyunturales -como la sequía rusa que hace un año determinó un freno a las compras de trigo. Las limitaciones todavía rigen en la actualidad-, sus inconvenientes en la producción de alimentos genera un panorama interesante para incrementar las ventas de maíz y soja -y sus derivados-, de carne vacuna y aviar, de trigo y vino y de frutas, entre otros productos. Frente a este panorama, Córdoba cuenta con posibilidades de aumentar sus ventas a ese destino que, estiman los especialistas, mantendrá un alto grado de demanda por varios años.
El 90% de las ventas cordobesas al exterior se concentran en Mercosur y Aladi (sólo Brasil absorbe el 18% de las exportaciones), por lo que los expertos apuntan que es una buena estrategia abrirse hacia otros mercados, especialmente los Bric (Brasil, Rusia, India y China). El pico de envíos desde Córdoba a Rusia en la última década se produjo en 2007 y 2008, con
u$s 128 millones promedio anual. En los años posteriores, pese a que la tasa de crecimiento anual de las exportaciones provinciales fue del 11,6%, se registró una caída y la media se estableció en 90 millones.
Las mayores posibilidades para Córdoba se concentran en carnes, aceite de soja y granos. Por caso, Rusia es comprador de maní confitería (unas 37 mil toneladas anuales promedio), un producto en el que la provincia es líder nacional. Además de estas ventas tradicionales, hay nichos particulares que se pueden aprovechar. Por ejemplo, hace dos meses se anunció la creación en Villa Dolores de una planta industrializadora para el procesamiento de papa para fabricar puré deshidratado.
El responsable de la presentación fue el ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez, quien integró la misión a Rusia. Ante unos cien productores paperos el funcionario enfatizó las posibilidades que el mercado ruso abre para la papa industrializada.
En el caso de las carnes, Rusia es un mercado tradicional para Argentina y, en el caso de Córdoba frigoríficos como Logros (Río Segundo) tiene antecedentes importantes, como haber provisto a los McDonald’s de Moscú, un negocio que cerró durante la gira de la presidenta Cristina Fernández en 2008. Sin embargo, en los últimos tiempos el destino no quedó al margen de la caída de los envíos argentinos (41% en el primer trimestre del año). Desde la industria señalan que de, normalizarse el comercio exterior del sector, el mercado ruso es atractivo y, además, mantiene el interés en comprar.
Coincidiendo con la misión oficial argentina, integrantes del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), entre los que se encuentra el director ejecutivo de Afic, Daniel Urcía, están en Rusia ya que son sponsor de la Benois de la Danse. En ese marco, hoy compartirán un almuerzo con importadores rusos para promocionar los cortes enfriados de alto valor, ya que desde el año pasado ese país reconoce 90 días de vigencia para ese tipo de productos. Si bien es posible cumplir con el plazo mencionado, es necesario lograr "continuidad y acordar el precio". Agromeat

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *