12 de diciembre de 2009 06:51 AM
Imprimir

EN EL CAMPO: FIDEICOMISOS EN MIEL ORGANICA Y NUEZ PECAN

La empresa FARO suma desarrollos en 22.000 hectáreas para cerca de 175 medianos inversores

Ante la crisis, nada mejor que ver la realidad con una mirada diferente y buscar atajos innovadores, inclusive por donde parece no haber ninguna salida posible. Eso fue lo que hizo el Ing. Martín Ubierna, actual CEO de la empresa FARO, un ingeniero industrial con varios masters en su haber y con 10 años de carrera corporativa en el Citibank (también trabajó en Techint), quien siempre tuvo el sueño de la empresa propia y el camino emprendedor.

Con los sueños de este entrepeneur fue que a fines del 2003 nació FARO, una empresa dedicada al desarrollo y la operación integral de emprendimientos en agronegocios no tradicionales. Desde el vamos, hizo eje en la producción de miel, primero convencional y luego orgánica, y en las plantaciones de árboles de nuez pecán. "Siempre tuve en claro que en la Argentina faltaban buenos implementadores que pudieran ir más allá de poder analizar y validar un negocio. Así surgió FARO", comentó a Clarín Rural Ubierna. "Para detectar una nueva oportunidad en el agro, pero en producciones no tradicionales, faltaba manejo profesional de gestión de negocios", manifestó.

"En miel, largamos con un fideicomiso de 30.000 dólares entre cuatro amigos. Luego fuimos encarando otros, por 250.000 dólares, en la post-crisis, con gente que tenía un buen capital pero no querían poner la plata en el banco", explicó. Luego vieron que el negocio de la miel orgánica era muy conveniente y siguieron por ese lado, con la marca comercial Cienporciento Miel Orgánica. "Hoy contamos con una sala de extracción y una planta de fraccionamiento integradas al proyecto, en la localidad de Zárate, y cuatro fideicomisos por un millón de dólares cada uno, con 15.000 colmenas distribuidas en unos 6 campos arrendados en el sur de la provincia de Entre Ríos que suman unas 20.000 hectáreas, en toda la zona de islas", comentó. "En la actualidad, los inversores de los fideicomisos llegan a 160, con 25.000 dólares en promedio cada uno", contó Ubierna.

Además, ya se le animaron a la exportación. "El año pasado, nuestras ventas externas -a Alemania- representaron el 12% del mercado a granel. Ahora vamos a empezar a fraccionar y se vienen los mercados de Francia, Canadá, Reino Unido y Japón, entre otros", destacó el entrepeneur.

En cuanto al pecán, el negocio también viene a buen ritmo. "A diferencia de lo que ocurre con la producción de miel orgánica, en el caso del pecán, todos los campos fueron comprados. Una dificultad que tuvimos fue que, cuando empezamos, no había viveros que tuvieran cantidad y calidad de plantas, así fue como sellamos un acuerdo con el INTA (ProPecán) y seleccionamos a un vivero: Santa María, en Concordia. También trajimos genética de EE.UU. y empezamos a buscar campos óptimos para esta producción. En el 2007 arrancamos con 100 hectáreas y encontramos un grupo inversor local que fue definitorio en el crecimiento del proyecto: el Grupo Ombú, que en la última década se ha transformado en un importante jugador de la industria minorista argentina, asociado con el Fondo de Inversión Pegasus, en sus inversiones en las cadenas minoristas Musimundo, Aroma, Freddo y Farmacity", detalló verborrágico Ubierna. Este grupo aceptó hacer una inversión de 500 hectáreas, pero como apareció un campo de 2.000 (ubicado en Villa Paranacito, pasando el puente de Zárate Brazo Largo), de común acuerdo se decidió que en las 1.500 que "sobraban" la empresa FARO desarrollara proyectos en pecán para terceros. Así las cosas, hoy el Grupo Ombú es el dueño del 30% de FARO.

Hoy ya tienen plantadas 500 hectáreas de pecanes. Luego que se cayeran varios inversores fuertes, optaron por los medianos inversores, y así cerraron un fideicomiso por 2,5 millones de dólares para plantar otras 100 hectáreas en 2010. "Sigue vigente llegar a las 2.000 hectáreas, todo operado por FARO (para el programa Pecan Retiro), con una rentabilidad para los inversores del 35% en dólares", finalizó.

Adicionalmente, FARO ha logrado integrarse mediante alianzas estratégicas a una red de contactos propia que incluye a los principales referentes en los negocios en los que participa. "Además del Grupo Inversor Ombú, nos acompañan el Banco Santander Río y Clubes de Inversores como el Business Angel Club del IAE y el del ITBA/EMPREAR", detalló.

Y el sueño parece no tener techo. "Apuntamos a meter bonos de carbono, seguir en el camino de la alimentación saludable, plantando árboles que no serán talados, logrando un impacto positivo en el ambiente…", desgranó Ubierna, mirando el horizonte no tan lejano.
Espíritu de colmena

¿Qué sabía Martín Ubierna de abejas y miel orgánica? "Al principio nada, pero como para hacer miel hay que conocer a las abejas estudié apicultura", dice. La idea de agregar valor a la cadena llevó a Ubierna a desarrollar un sistema de trazabilidad para controlar la producción. "Lo que hacemos es similar a lo que hacen los ganaderos para controlar a las vacas. Cada panal tiene un registro y cuando el apicultor va a revisarlo carga toda la información en una agenda electrónica. Después, cuando llega a la oficina sube la información a la computadora y de ahí se interconecta de forma tal que un inversor o un cliente de otro país puede ver en qué estado está el panal", detalla.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *