27 de mayo de 2011 12:44 PM
Imprimir

Presión mundial sobre la oferta

Hasta hace poco, la mayoría de los análisis sobre el futuro de los precios de los alimentos consideraba sólo el crecimiento de la población mundial.

Un técnico de un organismo internacional, que pasó recientemente por Buenos Aires, afirmó que los precios récords para muchas materias primas, pero en especial para la carne, tienen algo que ver con la debilidad del dólar, pero sobre todo con un quiebre manifiesto, y al parecer irreversible, entre la oferta y la demanda mundial.Sostuvo que en ocasiones anteriores, cada vez que se pronosticó un faltante o una hambruna, se produjo un avance significativo en la productividad agrícola y el boom de precios se enfrió. Ahora se está frente a una situación inesperada para la mayoría de los analistas: en determinados productos, como la carne vacuna, el aumento de la demanda internacional obedece no sólo al incremento poblacional, sino también a la suba de ingresos de enormes sectores, desde Asia hasta Latinoamérica, que mejoran su dieta y aceleran su demanda por proteína animal.También hay otro impulso: el uso de los granos forrajeros para biocombustibles, lo que encarece el costo de producción de cerdos, aves y bovinos al ritmo del aumento de los combustibles fósiles. En carne vacuna, el panorama se complica porque la oferta mundial –especialmente en los países desarrollados– hace rato que ha dejado de crecer, por lo que toda la demanda adicional se traslada a precios.Hasta hace poco, la mayoría de los análisis sobre el futuro de los precios de los alimentos consideraba sólo el crecimiento de la población mundial. Ahora se advierte que con la combinación de ese factor con mayores ingresos, la demanda desborda a la oferta, que en el caso de la carne vacuna, coincide además con una oferta estancada.Durante el período 2005-2011, en el que la Argentina ha desaparecido progresivamente del mercado internacional, el precio mundial de la carne, que pensamos que se expresa muy bien en el valor FOB promedio del Uruguay, ha pasado de 1.600 a 4.200 dólares por tonelada (160 por ciento más), fenómeno que se ha consolidado en los últimos dos años, pese a que el contexto global, salvo por la debilidad del dólar, dista de ser favorable.El Mercosur, que es la gran reserva de exportaciones mundiales, muestra un creciente consumo interno y embarques estancados o en baja, mientras suben sus ventas la Unión Europea, Estados Unidos y la India que, sabemos que en el mediano y largo plazo, difícilmente puedan seguir incrementando sus exportaciones.La demanda internacional es tan fuerte –concluyó este técnico– que ha resucitado como exportadores a Europa y Estados Unidos y ha creado ese “monstruo” que es la India, que este año embarcaría un millón de toneladas. La parición a nivel mundial está cayendo en la mayor parte de los países, pero muy especialmente en China, Europa, Estados Unidos, Argentina, Rusia y otros mercados.Toritos. Un feedlot de la zona pampeana le vende a una cadena de supermercados del interior dos jaulas de toritos de 380 kilos, a precio de novillito. De la prueba surge que el rendimiento en gancho fue alto (59,5 por ciento), pero más aún en el desposte.Como la aceptación por parte de los consumidores fue buena, se hizo un acuerdo de provisión, para abastecer regularmente a esa cadena. La carne es tierna y sabrosa y el único defecto que encontraron los compradores es que le faltaba algo de grasa.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *