27 de mayo de 2011 10:48 AM
Imprimir

Sin señales de recuperación ganadera en Córdoba

El stock de vientres mostró una caída de 9% en lo que va de 2011.

La cadena de valor de la carne bovina continúa exhibiendo en Córdoba indicadores desalentadores en su actividad. El reciente informe del Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria) sobre existencias por provincias en 2011 confirma la tendencia declinante de la actividad de cría en Córdoba, lo cual amenaza con empeorar la ya complicada situación que atraviesa el sector frigorífico local.Tras la recuperación de la rentabilidad hacia fines de 2009, sólo Buenos Aires comienza a mostrar signos de estar en el comienzo de una fase de retención de vientres (su stock de vacas creció un uno por ciento respecto del primer semestre de 2010), lo que mejora sus perspectivas futuras en materia de oferta potencial de animales para faena durante 2012 y 2013.Contrariamente, en Córdoba no se detuvo la caída de la capacidad de producción potencial de animales para faena, al reducirse nuevamente el stock de vientres en un nueve por ciento respecto de un año atrás.Evolución. Desde 2003 hasta comienzos de este año, Córdoba acumula una caída del 32 por ciento en el stock de vacas, mientras que Santa Fe y Buenos Aires han perdido el 14 y 16 por ciento de sus vientres, respectivamente, en igual período.De entre las provincias tradicionalmente ganaderas, sólo La Pampa muestra un panorama tan complejo como el cordobés (el rodeo de vacas se redujo en 37 por ciento entre 2003 y 2011).Como resultado de esta tendencia, Córdoba ha pasado de tener el segundo rodeo del país a comienzos de 2003 al cuarto rodeo en 2011.Actualmente el rodeo de vacas de Córdoba es el 80 por ciento del que tiene Santa Fe (cuando en 2003 eran prácticamente iguales) y el 87 por ciento del que tiene Corrientes (la diferencia era del 34 por ciento hace ocho años).Entre Ríos ha igualado la cantidad de vientres que dispone Córdoba y Santiago del Estero ha achicado sensiblemente la distancia que la separaba de la provincia mediterránea (de 5,6 veces a 3,1 veces).Presión sobre la industria. Lo grave de la situación de la cría bovina en Córdoba es que eleva las presiones sobre la industria frigorífica local para hacerse de la materia prima de su proceso.La industria frigorífica cordobesa posee en la actualidad una capacidad instalada de faena en torno de los 2,3 millones de cabezas/año (contabilizando plantas que actualmente se encuentran fuera de actividad), pero en 2010 sólo pudo faenar 1,27 millón de cabezas, y este año no hay signos de que se disponga de animales para superar dicho volumen.Según estimaciones del Ieral, el rodeo de vacas en 2010 permitía una oferta “teórica” de animales para faena en torno de 1,2 millón de cabezas en esta campaña (bajo condiciones climáticas normales).El menor stock de vacas observado en el corriente año estaría señalando una baja en dicho guarismo para el 2012, lo cual incrementará el desafío afrontado por los industriales locales, que se ven obligados a traer animales de distancias cada vez mayores para garantizar un flujo de faena que mantenga rentable la continuidad de sus actividades.Los autores son economistas del Ieral Córdoba

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *