27 de mayo de 2011 05:02 AM
Imprimir

Pablo Barahona, agregado agrícola de Chile en Rusia: “Hay que generar una importación directa"

CHILE : Antes de su partida a Europa, Pablo Barahona, agregado agrícola de Chile en Rusia, destacó los desafíos de su gestión y explicó las oportunidades que ofrece la industria rusa.

Rusia, el país de mayor superficie europea, figura como uno de los mercados más atractivos de Europa. Sin embargo, la agregaduría agrícola aún es nueva. “Debo llegar a reestructurar un poco el sistema, a desarrollar una unidad de trabajo y a tirar nuevas líneas de desarrollo. Por otro lado, es fundamental que seamos capaces de conocer la cultura, su idiosincrasia, entender cómo piensan, y así establecer qué nuevos productos serían propicios para el mercado y cuáles otros podríamos incorporar a la industria chilena”, afirma.Asimismo, Pablo Barahona señala lo complejo que resulta ser el país, en términos de negocios, y especifica que, desde esta perspectiva, difiere de Europa, Norteamérica e incluso de América. De todos modos, el mercado ruso resulta ser tremendamente atractivo. “Rusia representa una tremenda oportunidad. En general, el mercado se abrió al mundo hace unos 10- 12 años. Con respecto a Moscú, esta ciudad tiene un gran poder adquisitivo y una población estimada de 22 millones de habitantes, lo que significa que si logramos establecernos aquí, ya estaríamos presentes de manera fuerte”, explica el agregado.Sin embargo, Barahona indica que antes de ingresar con nuevos productos, la idea es reforzar aquellos que ya están presentes. “Por ahí va la cosa, por potenciar productos que ya están adentro”, añade.En este caso, la fruta seca presenta un desafío importante, mientras que la cereza crece fuertemente. “La cereza ya entró al mercado ruso, aunque todavía podemos crecer bastante”, proyecta. En definitiva, los desafíos de su gestión son claros: “trabajar las exportaciones, hacer crecer nuestra presencia en Rusia e ingresar nuevos productos”. En relación a las ventajas competitivas, Chile cuenta con beneficiosas barreras naturales, tales como el clima y la contraestación con otros productores. “La calidad de fruta chilena es excelente, la pos cosecha y pos vida del producto es larga, por lo que podemos llegar con un muy buen producto, considerando el trayecto que hay que recorrer”, cuenta Barahona.Productos y oportunidadesEn fruta fresca, el producto más exportado de Chile es la uva. En este caso, Turquía figura como principal competidor, con un volumen de 150.000 toneladas, mientras que Chile sólo llega con 35.000 toneladas. Sin embargo, los ciclos productivos de nuestro país y Turquía son contrarios, por lo que no sería perjudicial.Desde esta perspectiva, competimos directamente con Sudáfrica (11.000 toneladas), Argentina (9.000 toneladas), y Perú (9.000 toneladas), pero con la ventaja de que la fruta Chilena es altamente superior. “Incluso, Perú exporta uva un poco antes que nosotros, por lo que podría beneficiarnos, más que perjudicarnos”, asegura Barahona. Con relación a las manzanas, Argentina resulta un competidor fuerte, ya que comercializa 72.000 toneladas, mientras que Chile va con 42.000 toneladas atrás.”Aquí hay mucho por hacer. De hecho, hay mucha fruta que está entrando por el mercado europeo, por el puerto de Holanda, a precios menores y bajo otras marcas. Esta es una problemática que debemos trabajar con los gremios privados, para generar una importación directa, porque se forma un llamado mercado spot. Entonces, este mercado pasa a tener muchas variantes, que desequilibran al productor. Hay que hacer todo lo contrario: darle estabilidad al productor chileno, más seguridad”, puntualiza.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *