28 de mayo de 2011 00:04 AM
Imprimir

El aumento de los costos erosiona la renta del nuevo ciclo

En la etapa final del ciclo agrícola 2010/2011 se observa que la característica predominante es la heterogeneidad.

Los cultivos muestran enormes diferencias de rendimiento en pocos kilómetros de acuerdo con la cantidad y oportunidad de lluvias recibidas. "Hemos trillado sojas de primera de 17 y 33 quintales por hectárea, con algunas de segunda que rindieron sólo 8 quintales porque sufrieron una helada temprana", distingue un productor dueño de campos en el oeste y norte de Buenos Aires."No escuché ningún caso de 40 quintales por hectárea sobre una superficie importante", agrega el empresario, que admite que el desarrollo vegetativo de la plantas de soja no se correspondió con el rinde porque muchas flores tempranas no dieron las chauchas esperadas. "Los maíces no alcanzaron rendimientos promedio, aunque algunos rindieron más de lo que se esperaba, sobre todo los tardíos, posiblemente porque este cultivo se desarrolla en suelos de alta fertilidad, que abastecieron de nutrientes a las plantas una vez que se reanudaron las lluvias en enero", agrega.***En estos días comienza una nueva campaña agrícola cargada de incertidumbres. ¿Cómo moverse en ese contexto? Un reconocido consultor advierte sobre la inflación en dólares en los costos agrícolas. "Los gastos en semillas, fertilizantes y demás productos muestran una tendencia franca hacia el alza, que reducirá el resultado económico de la agricultura: con los mismos rindes, la utilidad del ciclo 2011/2012 será menor que la de 2010/2011. Se requerirán muy altos rendimientos para mantener márgenes atractivos, a menos que ocurra un aumento adicional de precios de los granos, algo muy improbable", proyecta el consultor.La otra amenaza para los agricultores es el retraso del tipo de cambio con que venden sus productos. En un año electoral, son improbables avances importantes del dólar. "A la Argentina le entran divisas todos los meses por los términos de intercambio y por los precios elevados de las commodities . Con ese marco, es muy fácil mantener a raya el dólar desde el BCRA", agrega. "Por lo tanto, no sería razonable esperar que una devaluación compense un mal rendimiento", completa."Además, luego de las elecciones, aun si ganara el no kirchnerismo, seguirán las retenciones para los granos, que se coparticipan al 30%, y probablemente las restricciones a la exportaciones por imposibilidad de desarmar toda la madeja de controles antes de la cosecha", finaliza.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *