31 de mayo de 2011 19:31 PM
Imprimir

Límite a las exportaciones de algodon

Como ya hizo con la carne, los lácteos y los granos y sus derivados, Moreno tiene en carpeta la creación de un ROE (permiso de exportación) y un precio sugerido para el algodón.

Como ya hizo con la carne, los lácteos y los granos y sus derivados, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, tiene en carpeta la creación de un ROE (permiso de exportación) y un precio sugerido para el algodón . La medida, que se intenta presentar como un acuerdo voluntario entre sectores, puso en alerta a productores y desmotadoras, que la consideran un resguardo para el empresariado industrial que perjudicará a los primeros eslabones de la cadena textil. La movida se inició como una inquietud planteada por industriales textiles a Moreno, cuando el algodón comenzó a tocar valores récord en los mercados externos. El precio de la tonelada llegó a los 3.500 dólares en marzo , más que duplicando los valores de 2009. Las industrias locales advirtieron entonces que la única forma de mantener la competitividad de los textiles nacionales y no espantar a los consumidores con una fuerte alza en los precios era asegurar la provisión del principal insumo al mercado interno a precios regulados, y recién luego permitir la exportación . Como ya sucede con los otros sectores regulados, sería responsabilidad de Comercio Interior fijar el "saldo exportable". Junto a empresarios y autoridades de Chaco (la provincia que lidera la producción algodonera) se elaboró un borrador de acuerdo que fue presentado en un documento titulado "Bases para un esquema de autorregulación del mercado de fibra de algodón". El proyecto puso los pelos de punta a los productores de fibra y a los agricultores que proveen el algodón en bruto. "La variable de ajuste pasa a ser el bolsillo del productor", dijo Juan Carlos Núñez, de la Asociación de Desmotadores. También recordó que "cuando el algodón estaba en el piso y los colonos pedían plata, no vino ningún industrial a ponerles dos pesos con cincuenta centavos en el bolsillo".El borrador del supuesto acuerdo y al que accedió Clarín plantea que las pautas regulatorias regirán a partir de junio, y que durante al menos dos años nadie podrá vender la fibra al exterior si previamente las necesidades de la industria local no quedan cubiertas.Y fija un "precio de venta al mercado interno" de US$ 2.570 por tonelada, muy inferior a la cotización internacional de marzo. Es decir, los textiles se asegurarían así no solo el volumen necesario de algodón sino a precios ventajosos.En abril, el gobernador chaqueño, Jorge Capitanich, reunió a los sectores productivos de la provincia y les adelantó el proyecto, en el que su gestión puso algo de letra. Aunque aclaró no estar totalmente de acuerdo, recibió el rechazo del sector. El conflicto, sin embargo, parece tener una salida, paradójicamente, de la mano del mercado. En las últimas semanas los precios comenzaron a caer, y llegaron a estar incluso por debajo de los propiciados 2,57 dólares por kilo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *