31 de mayo de 2011 21:38 PM
Imprimir

Alerta en Europa por la posible extensión de la Peste Porcina Africana

Urge un esfuerzo internacional coordinado para enfrentarse al recrudecimiento de la Peste Porcina Africana en el Cáucaso y la Federación de Rusia, así como para la posible introducción del virus en otros países de Europa. Éste es el llamamiento que hace la FAO a todos los países implicados, para evitar la extensión de la enfermedad por todo el Hemisferio Norte.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha alertado ante la posibilidad de un inminente recrudecimiento de la Peste Porcina Africana (PPA) en la región del Cáucaso y la Federación de Rusia. Para ello, la FAO ha pedido a los países afectados que aumenten las medidas preventivas y que realicen un esfuerzo internacional coordinado para evitar que la infección se extienda aún más por el hemisferio norte. “La peste porcina africana se está convirtiendo rápidamente en un problema mundial”, según el Jefe de los Servicios veterinarios de la FAO, Juan Lubroth. “Ahora constituye una amenaza inmediata para Europa. Los países necesitan estar alerta y fortalecer su preparación y planes de contingencia".

Las medidas recomendadas por la FAO para los países incluyen el análisis de riesgo para evaluar la situación y las consecuencias potenciales. Estos análisis deberían allanar el camino para planes de contingencia plenamente desarrollados y servir de base lógica para elegir las estrategias para combatir la enfermedad.

Las estrategias preventivas incluyen la cuarentena, seguridad en las explotaciones, y otras medidas destinadas a minimizar el riesgo de que la peste porcina se introduzca y se asiente. Los planes de contingencia de alerta temprana incluyen la recolección de información epidemiológica, la formación y las campañas de concienciación.

Los brotes son claramente de temporada, con el mayor número de casos registrados en verano y otoño. Pero a medida que la peste porcina viaja hacia el norte, se produce un fenómeno nuevo, con la aparición de “saltos” a larga distancia de la enfermedad.

Por ejemplo, en primavera de 2011, la peste porcina hizo su aparición repentina en el puerto de Murmansk, a más de 3.000 km del sur de Rusia y cercano a la frontera con Finlandia. En 2009 dio otro salto de 2.000 km hasta San Petersburgo, en donde, sin embargo, parece haber sido contenida tras un recaída a finales de 2010 y una nueva aparición en marzo de 2011.

Estos saltos a larga distancia de la enfermedad se producen a través de los alimentos, ya que el virus que sobrevive en productos cárnicos de cerdo que son transportados por viajeros. Al llegar a su destino, las sobras de los alimentos pueden ser dadas a los cerdos, con lo que aparece un nuevo brote.

La frecuencia de estos saltos se incrementa a medida que se expande el territorio infectado. La cepa del virus de la peste porcina que se está extendiendo actualmente es muy agresiva.

Se considera que la peste porcina se encuentra instalada en Georgia, Armenia y en la zona meridional de la Federación de Rusia. El número de brotes a larga distancia se ha incrementado este año.

Rusia planea establecer una zona de protección en las cercanías de la zona infectada, lo que puede implicar la suspensión de la producción porcina en algunas áreas y medidas de control sobre la población de jabalíes.

Sin embargo, será difícil llevar a cabo esta iniciativa, ya que los campesinos pueden no estar informando de los brotes por el temor de que sacrifiquen sus cerdos sin recibir una compensación adecuada.  PV

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *