13 de diciembre de 2009 15:30 PM
Imprimir

La discusión del cambio climático en Copenhague también toca a la agro

La cumbre climática de la ONU en Copenhague (Dinamarca) produce fuertes debates, entre ellos el deshielo de los glaciares y la reducción de la deforestación como freno al aumento de dióxido de carbono e impulso a la biodiversidad.

Los glaciares argentinos retan el calentamiento global del cambio climático, por ejemplo ya que el Perito Moreno aumenta mientras otros retroceden.
Martin Stuefer un experto en Patagonia de la Universidad de Alaska dijo este año que el crecimiento del glaciar quizá se deba a que las precipitaciones se hicieron más fuertes y se combinaron con los fuertes vientos patagónicos.
La patagonia representa la tercera parte del territorio argentino.
‘El cambio climático no es el mismo en todos lados’, explicó Stuefer y esta condición está dada también por el sometimiento de las área a monocultivos o desmontes frecuentes.
Lo importante es que en estos momentos, en Copenhague se buscan respuestas a la inminencia de las mutaciones ambientales que también afectan al agro en un planeta cuya existencia se calcula en 4.560 millones de años.
Para que apareciera la vida fue necesario que surgiera el agua, según los científicos que realizaron ‘The Copenhagen Diagnosis 2009’, que fue publicado por la Universidad de New South Wales de Australia.
En ese tratado, Argentina no está ausente tanto por la deforestación como por los glaciares ya que salvo la excepción que es el Perito Moreno desde la mitad de la década del 90 se asiste a una disminución de la superficie y volumen de estos que en una sola parte de Argentina se cuentan en 600.
La Bolsa de Comercio de Rosario, en su informativo semanal del último viernes le dedicó un espacio al diagnóstico de Copenhague.
En el capítulo titulado ‘Land Surface’ se sostiene que el mayor impacto que tiene la deforestación, más allá de sus efectos regionales, radica en el aumento del dióxido de carbono (CO2).
También se muestra que la reducción de la deforestación podría inducir a que no aumente el dióxido de carbono y ayudar al mantenimiento de la biodiversidad.
A los efectos del desmonte en el Amazonas se le dedica un especial análisis.
En el capítulo ‘Ice-Sheets of Greenland and Antarctica’ se analizan los dos reservorios de hielo que son los más grandes que existen sobre el planeta.
Si el hielo de la Antártida se derritiese totalmente el nivel global del mar aumentaría 52.8 metros, mientras que si el que se derrite es el hielo de Groenlandia, el aumento sería de 6.6 metros, se indica.
Otro especialista en Patagonia, el ingeniero agrónomo Carlos Alberto Abadie, ex investigador del INTA y radicado en San Martín de Los Andes, explicó en diálogo con Noticias Argentinas que ante el cambio climático y otras contigencias ‘no hay políticas nacionales’ que se ocupen del desarrollo patagónico.
‘El problema de la deforestación es la falta de forestación’, indicó al narrar que diariamente encuentra franjas donde podrían implantarse especies y sin embargo esa ‘aptitud forestal’ es dejada de lado.
Los peligros de la deforestación son conocidos y basta mirar las tormentas de tierra que asuelan las diversas regiones agrícolas argentinas, cada vez con mayor frecuencia.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *