13 de diciembre de 2009 15:54 PM
Imprimir

Colombia  –   Ahora, en la ‘U’ se produce carne; Fundación Universitaria San Martín, líder en investigación

Tras 10 años de funcionamiento, en 14 módulos que suman 3.000 hectáreas, se crían más de 5.000 ejemplares para su beneficio como carne, leche y derivados.

La carne, con trazabilidad total desde el proceso de hacer el embrión del cual nacerá el ternero hasta el momento en que se coloca en el mostrador para que la lleve el consumidor, es el producto ‘estrella’ del Centro Internacional de Biotecnología Reproductiva (Cibre), la mano derecha de la investigación de la Fundación Universitaria San Martín.

Este centro educativo le apostó a la biotecnología y a la trazabilidad como la solución a muchos de los problemas de producción y productividad que por años ha mantenido la ganadería colombiana, agravada por la intermediación de los comercializadores de la carne, en detrimento del bolsillo de los ganaderos y de la calidad de la carne.

Así, para entregar un producto de primera calidad, el Cibre funciona como una maquinaria bien aceitada, donde se coordinan los nacimientos de las nuevas crías del hato, la dieta que recibirán durante su periodo de vida (cría, levante y ceba), los procesos sanitarios a los que deben someterse, lo mismo que los procesos de sacrificio y de beneficio de la carne.

En general, el producto final es de alta calidad, pues se trata -exclusivamente- de animales de las razas angus y brangus; la primera, preciada de ser la mejor carne del mundo, mientras que la brangus (de la misma calidad) es ideal para las zonas tropicales.

En las instalaciones del Cibre los animales permanecen en confinamiento permanente, donde son atendidos por operarios que les disponen el alimento, el agua y los cuidados necesarios para que en un tiempo no mayor de 24 meses lleguen hasta los 420 kilos de peso, el óptimo para sacrificio.

Este último, el único proceso que no se hace allí, pero las directivas estiman que en no menos de seis meses inaugurarán su planta de sacrificio.

A su vez, el beneficio de los animales se hace bajo las leyes del régimen alimenticio judío (kosher), que le da calidad al proceso de faenado de los animales, además, es una de las mejores cartas de presentación para un producto en el mercado mundial.

El proceso continua en las instalaciones del centro, donde cuenta con una línea de corte para las canales, que terminan en carne empacada al vacío y con un tiempo prudencial de maduración.

Previamente, mucho antes de nacer el animal, la entidad hace todos los procesos de biotecnología reproductiva para tener uno de los hatos más preciados en cuanto a su calidad en pie.

Estos comprenden labores como superovulación de las hembras, lavado, sexaje y maduración de los embriones y su posterior implante en vacas receptoras que llevarán el desarrollo normal del del animal hasta su nacimiento.

Para Martín Alvear, directivo de la universidad, el proyecto Cibre va más allá de un hato de animales puros obtenidos mediante procesos de biotecnología reproductiva, pues apunta a generar negocios de gran envergadura, como utilizar esos mismos animales, pero clonados y transgénicos con el fin de producir medicamentos de uso humano, a partir de la leche. Este, el mismo negocio que le dio reconocimiento mundial a la empresa argentina Biosidus.

Hasta hoy, el proyecto ha contado con el respaldo de científicos brasileros y argentinos que han logrado avances significativos en los procesos de biotecnología pecuaria.

Para las carreras de pregrado relacionadas, sin duda, el proyecto es una de las mejores estrategias de aprendizaje, pues abarca varios conceptos educativos como el de aprender haciendo o el de vivir el campo y el negocio agrario, junto con las clases magistrales de los docentes.Proyecto agroindustrialHoy, el Cibre ofrece al mercado productos como carne despostada en cortes, hamburguesas, chorizos, lechugas orgánicas y agua envasada, mientras que para el futuro inmediato comenzará a comercializar leche al detal, también bajo los parámetros Kosher.

En su perspectiva, no hay agronegocio en que no esté pensando este centro, pues como parte de una institución universitaria recibe ideas de sus mismos alumnos -a su vez beneficiarios- pues ofrece programas de pregrado en medicina veterinaria, zootecnia, ingeniería industrial y administración de empresas.

Además, espera que sus protocolos de producción pueda quedar en manos de los productores del país.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *