13 de diciembre de 2009 16:01 PM
Imprimir

Colombia   –    Por ahora, el ganado sigue contaminando el ambiente y contribuye al cambio climático

Los resultados de las investigaciones sobre biotecnología pecuaria permitirán reducir, en parte, los efectos nocivos del metano que expele el hato.

Luego de conocerse el estudio completo del genoma de los bovinos -publicado por la revista ‘Science’ a mediados de este año- la biotecnología pecuaria dará respuestas en contra del cambio climático, el tema que se discute en Copenhague hasta el 18 de diciembre.

Precisamente, la ganadería es responsable del 18 por ciento de los gases de efecto invernadero, pues durante un año, una vaca expulsa 120 kilos de gas metano, una oveja 8 y un cerdo 1,5 kilos, dice un informe publicado por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Entre las diversas soluciones que ofrece la biotecnología pecuaria se cuentan:

* El investigador Stephen Moore, de la Universidad de Alberta, identificó los genes que producen metano, que le permitirán hacer un cruce entre diferentes razas de ganados y obtener una que produzca un 25 por ciento menos, es decir, unos 30 kilos anuales menos de metano al ambiente.

De los 22.000 genes del genoma bovino, 14.000 son comunes en todas las especies mamíferas y el resto, 8.000 son únicos de cada especie.

* Otro departamento de la misma universidad está buscando una nueva dieta para los animales, esta vez rica en aceites y en calorías.

* Los investigadores del University College de Dublín (Irlanda) están buscando una hierba forrajera con más grasas y más dulce que podría reducir la emisión de gases.

Un trabajo similar lo está haciendo el Servicio de Investigación Agrícola (ARS), del departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) con diferentes variedades de pastos.

En cuanto al ganado ovino, los avances más significativos en la reducción de gases de efecto invernadero se llevan a cabo en Australia, donde un grupo de científicos, también mediante la secuenciación del código genético, busca una nueva raza de ovejas que eructe menos. Todas las investigaciones apuntan a que por lo menos el 50 por ciento del problema puede solucionarse con una nueva formulación en la dieta de los animales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *