14 de diciembre de 2009 13:54 PM
Imprimir

Mastellone prepara a La Serenísima para pasar dos años de crisis

Luego de haber optado por mantener el control de la empresa descartando la venta a un grupo extranjero y tras haber definido un plan de refinanciación de su deuda, ahora Pascual Mastellone comenzó a diseñar la estrategia con la cual espera que La Serenísima sobreviva a dos años que el empresario considera serán críticos para su compañía y el sector lácteo en general.

De hecho, viene de tres años malos, con balances en rojo que, en parte logró revertir en 2009. El año pasado, facturó $ 2.524 millones y tuvo pérdidas por $ 265 millones. En los primeros nueve meses de 2009, en tanto, sus ventas llegaron a $ 2.476 millones, con una ganancia de $ 12,8 millones.

De acuerdo al escenario que ‘Don Pascual’ y su staff gerencial trazaron, la empresa sufrirá durante 2010 y 2011 problemas por fuertes incrementos de costos que no podrá trasladar a los precios de góndola.

La hipótesis se basa en el peso que en su estructura de costos tiene la compra de materia prima a los productores lácteos. Según la visión de La Serenísima tendrán una recomposición que hasta podría llegar a tocar un 50% de suba y los productores podrían llegar a cobrar hasta $ 1,50 por litro cuando hoy están en 1 peso.

Esto se debería al incremento del precio de la leche en polvo (hoy en u$s 3500 la tonelada), que empuja a los productores a pensar más en exportar que en proveer al mercado interno, escenario que no favorecería a La Serenísima cuyo negocio está atado al consumo local.

Frente a este escenario, la estrategia será realizar inversiones para mantener los negocios, reducir costos y quitarse el peso de una deuda de u$s 225 millones que pesa sobre su estructura.

De hecho, el viernes lanzó una oferta para refinanciar el pago de este dinero, en la que propone pagar una parte en efectivo (entre u$s 39 y u$s 98 por cada u$s 1.000 de deuda según el tipo de bono que posea el acreedor) y estirar el resto -que vencía entre 2009 y 2013 hasta el 2018, comenzando a pagar después de 2012. La empresa pondrá además u$s 11 millones en efectivo para tentar a los bonistas.

Según la propuesta se propone reemplazar el bono anterior de u$s 167 millones por uno nuevo que mantiene el capital y la tasa de interés al 8% anual, pero estira el plazo de pago por cinco años para poder darle aire a la ecuación financiera de la firma.

En tanto, la deuda de u$s 41 millones con los bancos tendrá una tasa libor más 2,5 puntos, aunque con un corte de 6. Vencía en 2011 y la intención es estirar los pagos para el 2015.

Merrill Lynch fue el banco encargado de preparar la propuesta, mandato que Pascual Mastellone, principal accionista de La Serenísima, le dio en agosto, cuando desistió de vender la empresa.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *