15 de diciembre de 2009 06:52 AM
Imprimir

Uruguay   –   “Lo que hay es un cosechón”

El principal de Agronegocios del Plata (ADP), ingeniero agrónomo Marcos Guigou, señaló que el riesgo y el valor que están en cada hectárea "es muy grande".

“No lo podemos perder de vista porque lo que hay es un cosechón, otros años no le damos importancia porque no hay tanto para cosechar. Indudablemente el tema principal del campo es el clima. Luego de las más promisorias perspectivas de cosecha, todo parecía derrumbarse por la cantidad de agua producida por las últimas lluvias, gran humedad, enfermedades en las plantas y hasta no poder entrar al campo a levantar las cosechas”.
El empresario sostuvo que “la situación que se dio con el clima no es la mejor, pero “es típico de la agricultura, un año que venía como de libro, con gran expectativa de cosecha, nos tocó pasar por una etapa de pérdida de kilos de calidad de los trigos. Pero considero que no hay que ser catastrofista, que hay que trabajar, se cosecha cada día que el clima lo permite, más allá de la humedad, cuando el clima lo permite hay que entrar a los campos y cosechar”.
“Creo que hay que apuntar a la diversificación, elegir diferentes variedades y no apuntar a una sola, algunas vienen respondiendo muy bien. La agricultura como todo lo que se hace bajo cielo abierto, hasta que no levantaste y lo tenés guardado en galpón, el riesgo existe”.
El gran problema es la humedad, los camiones no dan abasto, los galpones tampoco, ese es el verdadero “cuello de la botella”, tampoco es fácil embolsar la semilla húmeda y todo se resiente por ese lado. “Pero insisto no hemos visto una cosechas como esta y el tema principal es levantarla”.
“De nada sirve lamentarnos; como no pudimos hacer llover el año pasado, tampoco podemos hacer que cada día el clima esté más lindo. El clima no podemos arreglarlo, al que no le gusta esa parte tiene que dedicarse a otra cosa, así es este negocio”, agregó Guigou.
“Hay que ser positivo porque estamos frente a un rendimiento nunca visto, cuando hablamos de una meta de 6.000 kilos parecía una utopía pero ahora se ve muchos campos donde se dio ese rinde”.
Agradecer
Para el empresario “debemos agradecer que llueva. Por ejemplo, en Arabia Saudita ya no siembran más trigo; ellos lo hacían todo a riego, de un acuífero que se le llama fósil, pero como es un desierto el agua no se repone. Ellos no van a poder cosechar trigo nunca más”. Si bien aquí llovió de más “debemos agradecer, es una bendición, solo tenemos que saber aprovecharlo. Los grandes rindes tienen que ver con el excelente clima que tuvimos hasta hace un mes atrás, pero también tienen que ver las variedades, chacras parejas, campos bien manejados con buenos niveles de fertilización. El problema antes era el fósforo, hemos aprendido que hacen falta otros nutrientes, corrigiendo azufre, corrigiendo potasio, y lo que se necesite. La genética de hoy permite mejorar rendimientos, nos vamos a tener que acostumbrar a esto, a sacar 14.000 kilos de maíz por hectárea y 4.000 de soja. El aumento de la productividad pasa por la genética, poner las mejores semillas en los lugares adecuados, darles lo que precisan y lograr mejores resultados con los mismos costos”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *