16 de diciembre de 2009 07:22 AM
Imprimir

El valor de la polinización apícola para la agricultura

El valor de los servicios de la polinización apícola para la agricultura en la Comunitat Valenciana supera la cantidad de 316 millones de euros anuales.

Según estudios de la FAO, la polinización apícola para la agricultura es 20 veces el valor de la producción de la colmena. Según los datos disponibles de 2009 hay censadas 411.711 colmenas en la Comunitat Valenciana con una producción de 6,8 millones de kilos de miel y un valor económico aproximado de 15,8 millones de euros.

La apicultura forma parte del contexto medioambiental por su función polinizadora, influye en el desarrollo rural y en el mantenimiento del equilibrio ecológico. Todos los expertos científicos coinciden en afirmar que es la base de la conservación de la biodiversidad vegetal y que sin duda es factor relevante en el aumento de la productividad de la mayoría de cultivos hortícolas y que sobre todo utiliza recursos no demandados por otras producciones agrarias. No se puede olvidar así mismo el papel dinamizador de la economía que comporta su actividad en las zonas de interior de la Comunitat Valenciana.

LA UNIÓ afirma que la Conselleria de Agricultura pone numerosas trabas e impedimentos a los apicultores valencianos para desarrollar de forma normal su actividad sin darse cuenta de que si desaparece, el medio ambiente queda también muy dañado.

Por este motivo, el sector apícola de LA UNIÓ ha convocado una concentración de protesta ante las puertas de la Conselleria de Agricultura en Valencia el próximo viernes, con objeto de denunciar el malestar y la actitud de desprecio de la Generalitat hacia este sector.

Esta organización profesional agraria denuncia que se llevan ya dos años de negociaciones e interlocución con la Conselleria de Agricultura sin ningún tipo de resultado positivo, cuando se trata de un sector que además de producir riqueza para el conjunto de la economía de la Comunitat Valenciana es clave para el mantenimiento del medio ambiente y la biodiversidad.

LA UNIÓ señala que se ha puesto en marcha a lo largo de este año el decreto de la “pinyolà” por el que aleja una vez más a los apicultores de las plantaciones citrícolas, con la novedad por primera vez de no contar con indemnizaciones pese a las restricciones de poder producir la miel autóctona de azahar. Además, existe un considerable retraso en el cobro de las ayudas de la “pinyolà” de los años 2007 y 2008 y las ayudas agroambientales concedidas han defraudado tanto por su contenido como por su ridícula dotación.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *