17 de diciembre de 2009 16:28 PM
Imprimir

Frigoríficos denuncian que Gobierno demora exportaciones

Un importante grupo de frigoríficos dijo ayer que el Gobierno demora los permisos para exportar carne vacuna con el fin de aumentar la oferta en el mercado interno y frenar el alza de los precios que se registró en las últimas semanas.

La Argentina es uno de los principales exportadores de carne a nivel mundial, pero a la vez, su población es la principal consumidora del mundo con un promedio de más de 73 kilos por persona por año.

«Hay algunas demoras en el otorgamiento de permisos para exportar carne y hay amenazas de que si no baja el precio, se van a cerrar las exportaciones», señaló Miguel Schiariti, director de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra).

Algunos sectores de la industria y fuentes de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA) -entidad que otorga los permisos de exportación- negaron que haya inconvenientes con las autorizaciones para exportar, pero la información fue corroborada por otros representantes del sector, que pidieron no ser identificados.

«Desde el lunes no se aprueban operaciones de exportación para toda la industria. No se interrumpieron los embarques, lo que ya estaba aprobado sigue su curso normal», aseguró una fuente de un frigorífico.

«No es habitual esta demora, veníamos con un ritmo de exportación muy alto desde junio. Yo creo que ésta es una movida del Gobierno para intentar frenar un poco el aumento del precio de la carne», agregó la fuente.

Intervención

El Gobierno intervino de forma reiterada en el mercado interno en los últimos años y llegó a cerrar las exportaciones con el fin de garantizar el abastecimiento, lo que generó protestas del sector rural.

Los productores argumentan que el rodeo bovino local se está reduciendo y caerá con fuerza el año próximo debido al techo que impuso el Gobierno a los precios, una situación que, paradójicamente, podría impulsar los valores de la carne por la reducción de la oferta.

En las últimas semanas, en una época de fuerte demanda por las fiestas de fin de año, los precios de la carne se dispararon en el país, lo que llevó al Gobierno a intentar frenar las alzas en el mercado local.

El conflicto tiene lugar en momentos en que Ciccra denunció ante la Justicia irregularidades en el reparto de la cuota de exportación de cortes de alta calidad destinada a Europa (Cuota Hilton), un negocio millonario que suele despertar recelos entre funcionarios y empresarios del sector.

En tanto, el precio de la carne sigue en aumento, mientras que los actores de la cadena se echan la culpa entre sí y el Gobierno continúa afirmando que no habrá aumentos para las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Los frigoríficos bajaron ayer la media res en las carnicerías porteñas a un promedio de $ 10,80 por kilo, $ 1,20 más que el precio del jueves último, lo que ya ubica el valor del asado al consumidor en $ 21.

No obstante, ante las subas de hasta el 25% al consumidor, los carniceros dicen que los culpables son los productores, por las amenazas de desabastecer el mercado interno si el Gobierno cierra las exportaciones.

Pero el sector pecuario no acepta tener responsabilidad alguna y señala a las políticas agropecuarias oficiales como únicas responsables, porque «obligaron» a faenar cientos de miles en los últimos años.

En paralelo, el Gobierno apunta al Mercado de Liniers sobre el cual mantiene las presiones para que los precios no aumenten y también controla a frigoríficos y matarifes, de quienes desconfía que distorsionan los valores.

Los matarifes y frigoríficos, muchos de constante diálogo con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, se desentienden de las acusaciones y aseguran que son los carniceros los que agregan mucho valor a la carne para mejorar la renta

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *