18 de diciembre de 2009 07:02 AM
Imprimir

Los ganaderos de ovino y caprino de Castilla-La Mancha han comenzado a recibir los 13,5 millones de la PAC

Los ganaderos de ovino y caprino han comenzado a recibir esta semana los 13,5 millones de euros de las ayudas directas de la PAC, algo más del 30% debido al incremento de la prima que ha tenido lugar con posterioridad al cálculo del anticipo practicado en octubre.

Los ganaderos de ovino-caprino percibieron ya a principios de noviembre el 70% de la ayuda comunitaria, que ascendió a 17,44 millones de euros en toda la región", ha afirmado el director general de Mejora de Explotaciones Agrarias, Miguel Chillarón, en una nota de prensa difundida por la Junta de Comunidades. El reparto provincial sumando ambas cantidades ha sido el siguiente: Albacete 1.138 ganaderos con 7,0 millones de euros de ayuda, Ciudad Real 2.007 ganaderos y 11,3 millones de euros de ayuda, Cuenca 749 ganaderos y 4,95 millones de ayuda, Guadalajara 456 ganaderos y 2,8 millones de ayuda y Toledo 1.158 ganaderos y 4,9 millones de ayuda. Hasta este año el sector de ovino-caprino permanecía con la ayuda acoplada al 50%, lo que significa que se debe ejercer la actividad ganadera para percibir ese 50% de la ayuda. Los años de referencia han sido el 2008 en el caso del ovino-caprino. Entre las novedades importantes de cara al próximo año, Chillarón ha citado las nuevas ayudas según artículo 68 del Reglamento comunitario (CE) 73/2009, de 19 de enero, el cual establece la posibilidad de conceder ayudas específicas hasta el 10 por ciento del límite máximo nacional para abordar aspectos medioambientales, de bienestar animal y mejorar la calidad o la comercialización de los productos. Se pondrán en marcha dos tipos de ayudas para los ganaderos de ovino-caprino que, como condición general, cumplan el REGA: obligación de comunicación de los movimientos, tener actualizados los libros de explotación, identificación y registro y demostrar estar libre de la utilización de sustancias prohibidas. Las ayudas irán dirigidas, de una parte a los ganaderos de ovino-caprino cuya producción esté amparada por denominaciones de producción de calidad, y de otra, se dirigirá a aquellas explotaciones que se orienten a la producción de carne. Uno de los requisitos que deberán cumplir los ganaderos es comercializar bajo los programas de producción de calidad, de leche y/o carne, al menos un 25% de la producción, como Denominación de Origen Protegida, Indicación Geográfica Protegida, Especialidades Tradicionales Garantizadas, Ganadería Ecológica, Ganadería Integrada o Etiquetado Facultativo, ha resaltado Chillarón. Para las explotaciones de aptitud cárnica el requisito fundamental es que los ganaderos estén integrados en explotaciones asociativas cuyos estatutos permitan contratar y comercializar en común y contemplen al menos los fines comunes: servicios comunes y de sustitución, infraestructuras para el cebo de corderos, comercialización de lana, acciones de formación, mejora tecnológica o innovación, mejora de trazabilidad y etiquetado. Las ayudas se condicionan fundamentalmente a la comercialización en común y a la concentración de la oferta, circunstancia ésta a la que los ganaderos castellano-manchegos son reacios, según el director general, lo cual supone "un problema estructural importante que estrangula nuestra ganadería", y, por otro lado, hacia la diferenciación mediante las producciones de calidad. Por tanto, los ganaderos castellano-manchegos tendrán que hacer el esfuerzo de agruparse para comercializar y realizar otras funciones productivas en común, no sólo como condición para poder percibir las ayudas, sino como mejor forma de rentabilizar sus explotaciones, ha concluido Chillarón.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *