18 de diciembre de 2009 07:12 AM
Imprimir

Efectos del cambio climático en los cultivos

Un equipo de Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) están reproduciendo los efectos del cambio climático global para predecir el impacto en la soja, el trigo y los suelos donde estos cultivos crecen

La soja, el trigo y numerosos otros cultivos crecen más cuando los niveles del dióxido de carbono se aumentan. Se piensa que este crecimiento aumentado ocurre porque los niveles aumentados de carbono proveen más "alimento" para las plantas. Pero las mismas plantas sufren daños debido a niveles aumentados de ozono, el cual es un gas de invernadero creado cuando la luz del sol calienta los contaminantes industriales y aquellos emitidos por los coches. Se espera que niveles de ambos gases aumentarán con el cambio climático.

Fitzgerald Booker, Kent Burkey y Edwin Fiscus son investigadores en la Unidad de Investigación de la Ciencia de Plantas mantenida por el ARS en Raleigh, Carolina del Norte. Allí, ellos están usando 16 cámaras con techo abierto para exponer el trigo y la soja a los niveles del dióxido de carbono y del ozono predichos para el año 2050. En ese año, los niveles del dióxido de carbono podrían ser hasta 1,5 veces más altas que los niveles actuales de 380 partes por millón, y los niveles del ozono durante los días de verano–ahora de 50 a 55 partes por millón–podrían aumentar por el 20 por ciento. El objetivo del estudio es evaluar los efectos del cambio climático global en el crecimiento de cultivos, los rendimientos y la química del suelo.

Los investigadores tienen 16 cámaras divididas en cuatro grupos: un grupo con niveles elevados del ozono, un grupo con niveles elevados del dióxido de carbono; un grupo con niveles elevados de ambos gases; y un grupo sin niveles elevados de los gases.

Los investigadores también están dejando los tallos, las vainas y las hojas de las plantas en las cámaras, y no están arando el suelo para imitar las condiciones presentes con la cero labranza. En este tipo de sistema de labranza, los niveles elevados del dióxido de carbono podrían acelerar la descomposición del suelo y podrían retardar la acumulación de carbono en el suelo.

Los resultados preliminares muestran que hay niveles un poco elevados de carbono en el suelo en las cámaras que tuvieron niveles elevados del dióxido de carbono y en las cámaras con niveles elevados de ambos gases, pero no en las cámaras con niveles aumentados de ozono. Aumentar el nivel del dióxido de carbono también redujo los niveles de proteína en la harina del trigo por el 7 al 11 por ciento, pero los concentraciones de proteína en la soya no cambiaron debido a la capacidad de la soya de obtener nitrógeno del aire

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *