18 de diciembre de 2009 08:18 AM
Imprimir

Los servicios, en estado de desastre  (Ignacio Iriarte)

La caída en los nacimientos repercutirá directamente en la producción de carne. Se espera una merma de entre 20 y 22 por ciento. En esta primavera recibirán servicio un porcentaje menor de vacas respecto del año pasado, estimado entre 7 y 10 por ciento, debido a la elevada faena de vientres y a la mortandad por el clima.

El pésimo servicio de la primavera pasada ha traído como consecuencia una parición atrasada y una fuerte baja en el número de terneros destetados en el otoño próximo. La cifra se ubicaría entre los 11 y los 11,5 millones, contra unos 14 millones del otoño 2008 y unos 15,3 millones del 2007. Bajo el supuesto ultra-simplificador de que la mitad del ganado destinado a faena proviene del feedlot y la otra mitad es de origen pastoril (suplementado o puro), puede calcularse que a partir de mayo-junio de 2010 comenzará a sentirse en la faena una menor oferta de los corrales. Esta menor oferta se mantendrá (hasta agotar el destete del 2010 destinado a los corrales) hasta noviembre o diciembre de ese mismo año. La otra mitad, la "pastoril", también destetada en el otoño del 2010, comenzará a expresarse en una menor faena (novillos, vaquillonas) a partir del verano del  2010/2011; menor faena que se sentirá en los mercados a lo largo de todo el 2011. Es decir, los menores nacimientos de 2009 se expresarán en una menor oferta de carne a partir de mediados del 2010 y hasta bien avanzado 2011. Primero caerá el ganado proveniente del feedlot y luego del "pasto", los cuales tienen ritmos diferentes de engorde. Si el destete 2011 (servicio de esta primavera) se recuperara hipotéticamente a 14 millones de terneros (21 millones de vacas, 70 por ciento de marcación), el feedlot volvería a disponer de una gran cantidad de terneros y la oferta de carne se recuperaría ya a mediados de ese año. Así, el menor número de terneros nacidos este año tendría efecto sólo por algo más de un año, mientras se exprese en la faena esa única y ocasional parición fallida. Resultados. El problema es que el servicio actual promete ser tan malo en su resultado como el anterior; permite asegurar que el faltante de carne puede durar al menos hasta fines de 2012. Dos años de malas pariciones, significan dos ciclos (2010/11- 2011/12) de caída en la producción de carne proporcional a la caída en los nacimientos (20-22 por ciento). De 3,1/3,2 millones de toneladas (2005-2009) a 2,5/2,6 millones (2010) y a 2,4/2,5 millones de toneladas (2011-2012). Primero. Debe destacarse que esta primavera recibirán servicio un número de vientres entre 7 y 10 por ciento inferior al del año pasado, producto de la elevada faena de vientres y de la altísima mortandad de vacas que se dio (y se sigue dando) en vastas zonas del país. Segundo. De acuerdo con la opinión de muchos veterinarios, las pérdidas de preñez-destete serían este año récord en todo el país, producto de mucho abortos por desnutrición extrema, por terneros muertos al nacer o a los pocos días de nacidos, o por haber muerto la madre. Nos aseguran que en muchas zonas la pérdida preñez-destete puede llegar a los 13/15 puntos, contra 7/9 por ciento de un año normal. Tercero. Si bien un 30 a 35 por ciento de los vientres han recuperado el estado corporal y hoy se encuentran entre buenas y muy buenas condiciones para recibir servicio (Cuenca del Salado, Entre Ríos), otro 30 por ciento está en zonas donde recién ha comenzado a llover con un estado corporal insuficiente para un servicio exitoso. Cuarto. Hay un 35 a 40 por ciento del rodeo de cría nacional que están en zonas donde la seca persiste con todo rigor; se ha entrado a un estado de desastre y despoblación y donde se anticipa una verdadera debacle en la preñez.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *