18 de diciembre de 2009 08:30 AM
Imprimir

Moreno ya empezó a cerrar las exportaciones de carne

Algunos frigoríficos dejaron de recibir los permisos de exportación por parte de la ONCCA. Solamente se están entregando los cupos a aquellas empresas de buena relación con el Gobierno nacional. En las próximas horas el secretario de Comercio definirá si cierra por completo las exportaciones de carne.

Como si poco le importara la advertencia de un nuevo paro rural de algunas entidades del campo, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, decidió cerrarle de hecho las exportaciones de carne a algunos frigoríficos locales.

Así lo confirmaron hoy a La Política Online directivos de importantes plantas frigoríficas de la provincia de Buenos Aires, que denunciaron no estar recibiendo los permisos de exportación por parte de la ONCCA.

“Los permisos venían llegando con normalidad hasta el pasado martes. Pero de pronto se frenó todo y algunos dejaron de recibirlos sin ninguna explicación oficial al respecto”, denunció esta tarde a LPO la autoridad de un frigorífico.

Otras fuentes del sector señalaron que el polémico funcionario K solamente está repartiendo algunos permisos exportables a aquellas empresas de mayor grado de afinidad al Gobierno nacional, y el resto fueron dejadas de lado.

La idea que persigue Moreno, según dijeron fuentes conocedoras del tema, es demostrar que la advertencia de cerrar totalmente las exportaciones de carne va en serio y podría ser tomada formalmente en las próximas horas.

Esta decisión será analizada por el secretario de Comercio mañana viernes cuando reciba en su despacho un informe de precios minoritas y mayoristas de la carne. Si los valores no son de su agrado, tomará una medida aún más dura.

Un aspecto realmente insólito, es que Moreno considera que en la Argentina hay unas 70 millones de cabezas de ganado, ya que cree que los productores tienen varios millones sin declarar en la AFIP.

El funcionario, a través de una dialéctica impecable, logró convencer de ello a la mismísima presidenta Cristina Kirchner, quien le dio vía libre para que implemente cualquier clase de medida detener los aumentos en los precios de la carne.

Técnicos del INTA intentaron explicarle a Moreno que en el país no se superan las 55 millones de cabezas, y que el stock ganadero va en caída libre por la política de control de precios que él mismo lleva a cabo.

No hubo caso: el funcionario siguió firme en su idea de que hay en la Argentina hay alrededor de 15 millones de cabezas escondidas por algún lugar del país. Y empezó una nueva embestida.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *