19 de diciembre de 2009 07:27 AM
Imprimir

TECNOLOGIA FRUTICOLA: NUEVO SISTEMA DE DISTRACCION SEXUAL EN LA LUCHA CONTRA LA CARPOCAPSA

Ahora, los disposi- tivos de feromonas se arrojarán con una máquina a razón de 72.000 unidades/ha

La Carpocapsa o Cydia pomonella, que también es conocida con el nombre de gusano de la pera y la manzana, es una de las plagas endémicas más comunes e importantes en frutales de pepita que siempre tuvieron a maltraer a los cultivos en la zona del Alto Valle de Río Negro.

El monitoreo y el control siempre fueron la forma de mantener a raya a esta plaga, mediante la utilización de métodos químicos, mecánicos o biológicos. El control químico se basa en la aplicación de plaguicidas, ya que los enemigos naturales de la plaga, tanto parásitos como depredadores, resultan insuficientes. Los tratamientos deben ser preventivos porque todo fruto mordido pierde su calidad comercial y, por eso, el primer tratamiento se realiza justo antes de que nazcan las primeras larvas. Actualmente la tendencia mundial, en cuanto a control de plagas se refiere, es la de buscar alternativas no contaminantes, de bajo impacto en el medio ambiente y sustentables. En ellas se inscriben los métodos de control biológico, como el uso de feromonas de confusión sexual.

En esta línea, la empresa AGROS Soluciones (la continuación de Ciagro) presentó Microflakes CM (micro copos u hojuelas), un nuevo concepto en técnicas de distracción sexual para cultivos frutales, que consiste en micro dispensers desarrollados con "una avanzada tecnología de carriers laminados".

"En el Valle, ya existe una práctica de postura de dispositivos de feromonas en los cultivos para dificultar el encuentro entre la polilla macho y la polilla hembra (conocidas como Técnicas de Distracción Sexual o TDS), se hace con la idea de reducir las 13 curas con agroquímicos que antes era habitual para controlar esta plaga", contó a Clarín Rural el Ing. Prod. Agr. Eduardo Kelly, gerente de Desarrollo de AGROS Soluciones.

"Estos dispositivos son emisores del olor de la hembra de la Carpocapsa, el macho la busca, pero no la encuentra … Hasta ahora, se ponían en forma manual 1.000 de estos dispositivos por hectárea. El producto que hemos desarrollado consiste también en dispensers puestos sobre laminados, como los ya conocidos, pero la variante está en que se arrojan con una máquina a razón de 72.000 unidades por hectárea (720 por metro cuadrado)", explicó Kelly.

"La velocidad de aplicación es muy importante, ahora podemos hacer 40 hectáreas por día, antes una persona hacía una sola hectárea", manifestó.

Esta tecnología, en la que se viene trabajando desde hace 4 años, no requiere de mano de obra para su aplicación, y ahorra tiempo y dinero, brindando la mayor cantidad de puntos de distracción sexual por hectárea. Además, se encuentra probado y aprobado por EPA (USA) y estará disponible en el mercado para la próxima campaña.

Con este sistema, "también se ahorra en mano de obra, más en época de cosecha, cuando el personal está ocupado en la recolección de la fruta. La empresa solicita nuestro servicio y AGROS va, hace una inspección del lote y lo aplica", detalló Kelly.

Aunque todavía no está disponible para la venta, ya fue presentado la semana pasada en un lanzamiento que se realizó en las Bodegas Humberto Canale, en Río Negro, encuentro que contó con la presencia de importantes empresas del sector frutícola como Salentein Fruit, Expofrut, Kleppe, Humberto Canale y Moño Azul, entre otras.

El costo por hectárea sería "similar a los ya disponibles en el mercado más un plus", manifestó Kelly. A valores actuales, el precio rondaría los 300 dólares por hectárea.

-¿Es amigable con el ambiente?, le preguntó Clarín Rural a Kelly.

-Los dispositivos quedan pegados en las hojas, en el tercio superior de la espaldera, cuando se cae la hoja, también se cae el dispositivo y se degrada en 2 años. Ya estamos desarrollando uno que se degradará en 6 meses.

Si se hace un comparativo con métodos tradicionales, en el caso del Dispenser se calcula de 500 a 1.000 unidades por hectárea dependiendo del producto; con el Puffer, se estiman 2 unidades por hectárea; y con los Microflakes CM, unos 72.000 elementos por cada hectárea, que son aplicados por "Turbo-Tac", una máquina especialmente diseñada para lograr la mejor cobertura y dispersión de los micro dispensers.

Según el Senasa, los frutos atacados por Carpocapsa pierden valor comercial y no son aptos para su conservación en frío y son rechazados en el comercio internacional, en especial por países donde la enfermedad es considerada plaga cuarentenaria, como por ejemplo Brasil. Estos frutos pueden ser encaminados para el consumo en fresco del mercado local o a la industria.

Ahora, esta situación -con polillas y polillos que andan confundidos y desencontrados- parece tener los días contados …

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *