22 de diciembre de 2009 06:50 AM
Imprimir

Los cerdos suponen un reservorio para el virus de la hepatitis E humana, según un estudio

Según una investigación realizada recientemente en el Centro para la Lucha contra las Enfermedades Infecciosas (CVI) del Instituto Nacional de Salud y Medio Ambiente (RIVM) en Países Bajos, la carne de cerdo neerlandesa es posiblemente un reservorio del virus de la hepatitis E y puede favorecer la propagación de la enfermedad en humanos.

Sin embargo no se ha investigado la importancia del rol que juegan estos animales en comparación con otros, también portadores. Se ha comprobado que las personas que están en contacto con cerdos tienen anticuerpos de la enfermedad en mucha mayor proporción que aquellas que tienen menos o ningún contacto con ellos. En humanos, la infección no siempre desarrolla la enfermedad. El RVIM constata en Países Bajos unos 10 casos anuales de hepatitis E. La sintomatología consiste en piel amarillenta y otros. Desde el punto de vista de la sanidad humana, este no supone un gran problema, lo que preocupa ahora es que parece que los cerdos pueden suponer un reservorio para el virus. Comprobada la rapidez de propagación del virus entre los cerdos dentro de la misma piara (vía orina y estiércol), se ha visto que los mejores instrumentos posibles son unas medidas higiénicas más severas y la vacunación de los animales. Los animales no enferman demasiado, pero sus órganos sí parecen afectados. Los investigadores estudiaron muestras de sangre de veterinarios y de población corriente en busca de anticuerpos. El 11% de los veterinarios de porcino tenía anticuerpos. Los porcentajes en los veterinarios que sólo ocasionalmente trabajaban con cerdos y en población común descendían a 6% y 2% respectivamente. Los investigadores también estudiaron si era posible infectarse a través del consumo de carne o a través del contacto con los animales. En teoría, el contagio es posible por el consumo: un 6,5% de los hígados investigados contenía rastros del virus. Sin embargo, esta ruta de contagio no ha sido nunca demostrada.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *