22 de diciembre de 2009 14:06 PM
Imprimir

¿Escándalo en la industria vitivinícola?

Sin lugar a dudas que el ambiente vitivinícola sanrafaelino se vió conmovido hace unas semanas atrás cuando se conoció la noticia de que el laboratorio móvil que el INV tiene recorriendo el país para velar por la genuinidad del vino que se comercializa en todo el territorio nacional, había detectado una infracción.

El expediente que se abrió por adulteración, se refiere a una muestra que se extrajo de un comercio en un pueblo de la provincia de Buenos Aires, y está referido a la utilización de Materia artificial como colorante del vino, maniobra claramente prohibida por la legislación vigente y severamente castigada.

La sorpresa se hizo general cuando se supo que la bodega a la que se la había labrado el expediente era una reconocida bodega sanrafaelina fundada en 1954 y con una amplia trayectoria en el mercado nacional.

El color del vino

El tema del color ha sido una preocupación para el sector industrial durante todo el proceso de la presente temporada, al punto que en la visita que el presidente del INV hiciera a San Rafael en oportunidad de la llegada de la Sra. Presidente de la Nación en el pasado mes de mayo, sirvió para que, después de cumplir con las actividades protocolares, el Contador Guillermo García se reuniera con los industriales en la Cámara de Comercio para discutir precisamente cuántos puntos de color iban a fijar como mínimo permitido a los tintos en la presente temporada.

Historia

El índice que mide las unidades de color data de 1998, cuando el entonces presidente del INV, Félix Aguinaga, lo decidió para discriminar los análisis de libre circulación de tintos y rosados, y así diferenciar mercados. De un piso inicial de 280 puntos de color, en los últimos diez años el nivel se elevó, conforme evolucionaba la concentración, a 330, y últimamente llegó a estar en 500 puntos, nivel que por presión de los empresarios se bajó a los actuales 400.

El punto es que los vinos tintos son los que mejor cotizan en el mercado y de allí la exigencia del INV para controlar la materia, que siempre debe ser orgánica para colorear los vinos, y no permitir que con maniobras espurias se altere el producto, y consecuentemente el precio de los caldos con lo cual se constituye un evidente fraude, que la ley castiga con todo el rigor.

Por eso en los tribunales federales, que tienen jurisdicción sobre la materia, ya se encuentra tramitando una causa que investiga las responsabilidades de empresarios y profesionales en el caso denunciado por el INV en San Rafael.

¿Le hace mal a la industria que esto se sepa?

Superada la sorpresa del primer momento, luego quedó una discusión subyacente en el “ambiente” vitivinícola dividiendo las aguas entre empresarios y profesionales respecto de qué debía hacerse con la “noticia”.

Hay quienes sostiene que debe mimizarse el tema y tratar de que no trascienda para proteger a la industria porque se supone que la difusión de la noticia y sus detalles podría afectar al prestigio en general de todos quienes comparten el negocio vitivinícola. En San Rafael, en este sector se identifican varios empresarios cercanos a la Cámara de Comercio.

Pero otro sector de la industria cree que en estos casos la Ley debe aplicarse con todo rigor y no hay ningún problema en que se conozcan todos los detalles e implicancias que el caso pueda tener para que, precisamente y por contraste, se valore a quienes trabajan con responsabilidad, tomando todos los recaudos, que parecen no haber tomado los profesionales que se vieron involucrados en este tema, y en este campo se cuentan más enólogos que empresarios, aunque algunos bodegueros comparten el criterio.

“Es como si a Ud. le encontraran una bolsita con un polvito blanco en el bolsillo”, dijo una de las fuentes que consultó Mediamza.com. “Puede que Ud haya creído que se trataba de otra cosa, o que alguien lo haya puesto en su bolsillo sin que Ud. se diera cuenta, pero eso se lo va a tener que explicar al Juez Federal, porque tener cocaína en el bolsillo es un delito, y lo que Ud. tenía en el bolsillo era cocaína…”, dijo, jugando con la coincidencia de que ambos delitos se ventilan en la jurisdicción federal.

Un caso que puede ser muy importante en el Este

Versiones extraoficiales que recibió Mediamza.com, dan cuenta de que una muy importante bodega del Este mendocino, lider del sector de vinos finos embotellados y de alta rotación, habría sufrido también la semana pasada la intervención de varias partidas de sus vinos en distintos puntos del país a los que se les habría detectado materia colorante artificial. Las versiones indican que el volumen intervenido es cada vez mayor, según pasan las horas.

El rumor crece en todo el ámbito vitivinícola, sobre todo por las implicancias que las sanciones tendrían sobre esa bodega del este y todas sus consecuencias para su circuito económico y financiero, además de la controversia ya descripta acerca de si se debe o no publicar información al respecto.

“Sería un problema muy grave para toda la industria y especialmente en el Este, porque las sanciones que necesariamente se le aplicarán a la bodega, de ser encontrada culpable, le generarían una situación de ahogo que la pondría en serio peligro de caer y arrastraría con su caída a muchos productores y proveedores”, dijo una fuente consultada.

En San Rafael

En general, los empresarios y profesionales locales tienden a considerara que lo que le pasó a la bodega local puede haber sido una situación eventual, quizás provocada por una conducta negligente; sin embargo los profesionales entrevistados por Mediamza.com coincidieron en que “todos sabemos la importancia que el tema del color tiene en el negocio, y ese es un “poste” del que todos queremos estar bien lejos, por eso todos los exámenes que sean necesarios debemos hacerlos, y quien no toma esos recaudos, debe ser castigado con ejemplaridad, porque está sacando una ventaja desleal con respecto a los que trabajamos responsablemente..”, dijeron, dejando en claro que este es un caso sobre el cual están puestos los ojos de muchos sectores de la industria y su trámite y resolución serán seguidos muy de cerca por muchos, aunque a algunos les moleste que se divulgen noticias sobre el tema.

La importancia del precio del vino

El tema del precio de los tintos termina siendo una condición determinante en toda esta situación, por cuanto en los últimos tiempos ha incrementado considerablemente su valor llegando a cotizar los tintos a $3 el litro, en una estimación genérica, mientras que los blancos escurridos se venden en el mercado a $1,40 por litro, para hacer un cálculo aproximado.

Entonces, la tentación aparece para algunos inescrupulosos que compran caldos blancos o rosados a $1, 40 los “tocan” con algún “productito” y los venden como tintos a 2 veces su valor de compra.

La maniobra puede darse entre algunos trasladistas que terminan introduciendo sus caldos a compradores de buena fe, tal como puede haberle ocurrido a la bodega sanrafaelina, o con grandes fraccionadores que, con un poco más de conciencia sobre sus conductas, en sus enormes volúmenes, introducen en sus despachos un porcentaje menor, pero considerable por su valor económico, de vinos coloreados con materia artificial, que les permiten obtener una liquidez financiera que necesitan imperiosamente.

Como explicamos al principio, el tema generaría un verdadero escándalo en el ámbito de la industria madre provincial si resultaran corroboradas todas las versiones que hoy circulan en innumerables conversaciones telefónicas que se cruzan de una punta a la otra del mercado vitivinícola.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *