23 de diciembre de 2009 06:34 AM
Imprimir

Agrónomos celebran fallo de Justicia Federal de Córdoba

Una jueza puso límite a la jurisdicción en pugna de organismos colegiados

Un fallo del Poder Judicial de la Nación dictado a principios de mes en Córdoba avivará –o apagará para siempre– la polémica sobre las jurisdicciones en disputa de los organismos colegiados que llevan la matrícula de los profesionales agrónomos.

Se trata de una sentencia dictada por la doctora Cristina Garzón de Lescano (foto), a quien el pasado lunes la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner aceptó su renuncia al tribunal la que comenzará a regir a partir del primer día de 2010.

Pero antes de irse la magistrada, titular del Juzgado Federal Nº 3 de Córdoba, despachó la sentencia dictada el pasado 3 de diciembre donde declaró que es “ilegítima y contraria a derecho” la pretensión del Consejo Profesional de la Ingeniería Agronómica (CPIA) “de obligar a los ingenieros agrónomos a matricularse en ese Consejo para ejercer” la profesión.

En el fallo la jueza también consideró contraria a derecho la intención del CPIA de mantener bajo su matrícula “contra su voluntad a los profesionales que en la actualidad estuvieren inscriptos” en dicha institución.

La sentencia de la doctora Garzón Lescano parece poner fin a una vieja disputa entre los colegios profesionales de las provincias y el CPIA, con sede en la Ciudad de Buenos Aires, por el ejercicio del poder de policía sobre la matrícula profesional.

En su declaración la magistrada indicó que al CPIA no le asiste derecho alguno para ejercer actos propios de poder de policía sobre la actividad profesional de los ingenieros agrónomos que ejercen su profesión en la provincia de Córdoba y se encuentran matriculados en el Colegio de Ingenieros Agrónomos de la jurisdicción provincial.

Ello aún cuando los profesionales “ejercieran su profesión ante o en reparticiones, establecimientos u organismos nacionales o ante autoridades o tribunales nacionales”.

Sobre este punto cobra importancia la numerosa cantidad de ingenieros que se desempeñan en las provincias prestando sus servicios a organismos como el INTA, el Senasa, y el Ministerio de Agricultura de la Nación, sobre quienes el CPIA venía reclamando la regularización de una matricula de alcance nacional, sobreponiéndose de ese modo a los colegios provinciales.

Garzón Lescano determinó que “el Colegio de Ingenieros Agrónomos de la Provincia de Córdoba es la entidad que en forma exclusiva y excluyente por delegación del Estado Provincial ejerce el poder de policía sobre el ejercicio profesional de los ingenieros agrónomos en todo el territorio provincial”.

Otros organismos de otras jurisdicciones como la Asociación de Ingenieros Agrónomos de la provincia de Buenos Aires (Aiaba) salieron a “celebrar” la sentencia de la jueza Federal.

En el mundillo profesional ya se especula que numerosas causas judiciales sobre el control de la matrícula profesional abiertas en otros distritos provinciales contra el CPIA logren sentencias similares el año próximo.

“Este fallo hace mérito a la posición que desde hace mucho más de una década viene ininterrumpidamente sosteniendo nuestra institución” indicó el Ing. Agr. Néstor Saruba, presidente de Aiaba

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *